Ahora las prepagas amenazan con acudir a la Justicia para poder aumentar las cuotas

Las empresas iniciarían acciones legales en caso de que se determine la suspensión de los incrementos, como amenazó Guillermo Moreno
"El problema es el siguiente. La presidenta está muy sensible con los aumentos de todo tipo, y ahora se vienen subas en la luz, gas y algunos alimentos. Les pedimos que den marcha atrás con los incrementos previstos en las cuotas".

Sin anestesia ni aviso previo, el Jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, se sentó el martes pasado frente a las empresas de medicina prepaga y les "recomendó" que guarden en el freezer el proyecto para incrementar el costo de este servicio, previsto para este año en un 19%.

La respuesta de las compañías no tardó en llegar. "Es imposible hacer esto; sería una locura", acusaron. Allí apareció en escena el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, y amenazó: "O mandan notificaciones a sus afiliados diciéndoles que dan marcha atrás, o lo hacemos nosotros".

La reunión no duró mucho más, y ahora las prepagas están dispuestas a ir a la Justicia en caso de que el Gobierno finalmente tome la determinación de suspender el alza en los precios. "No vamos a aceptar un ‘no’ en el aire. Si quieren mandar esos comunicados que lo hagan, pero con eso nosotros vamos a la Justicia porque no se puede permitir una determinación de este tipo", dijeron desde las compañías, que acusan nunca haber recibido una respuesta negativa por parte del Gobierno relacionada con este aumento.

Las prepagas se escudan en el hecho de que hoy no existe una ley que las obligue a tener que acceder al visto bueno del Gobierno para mover sus precios.

Dentro de este contexto, los empresarios ya comenzaron con algunas reuniones de consultas con abogados, de modo de ver cómo resuelven la situación, en caso de que ocurra.

En tanto, mantienen su postura en cuanto a la vigencia de los incrementos: "Para nosotros tendrán vigencia desde septiembre, tal como indican las cartas que ya enviamos", manifestaron desde las firmas.

En su edición del 10 de abril pasado, El Cronista había anticipado los cortocircuitos que las prepagas tenían con el Gobierno a la hora de acordar la suba de los costos mensuales del servicio.

De hecho, las empresas tenían en sus planes retocar sus cuadros tarifarios a partir de agosto, aunque los desencuentros con Moreno y otros funcionarios obligaron a patear todo para septiembre.

A menos que finalmente prospere el intento oficial por detener estos movimientos, los incrementos se realizarían en dos tandas. La primera tendría lugar en septiembre y sería del 12%, mientras que la otra correría desde diciembre, con un 7%. El objetivo del Gobierno es poner un freno a ambos tramos.

El argumentos de las empresas de medicina prepaga para defender los aumentos es, básicamente el incremento salarial al que deben hacer frente luego de que se cierren todas las paritarias del gremio sanitario.

Según estiman, una vez que estén en marcha los nuevos cuadros salariales, deberán afrontar un costo extra de $ 3800 millones durante el próximo año. "Ese dinero de algún lado tiene que surgir; no podemos pretender mejorar los sueldos sin poder cambiar el valor de las cuotas", afirman en las empresas.

Este panorama se podría complicar todavía más en caso de que las prepagas no entiendan que tienen vía libre para que corran los aumentos.

Es que hoy la Unión Argentina de la Salud (UAS) debe concurrir al Ministerio de Trabajo para cerrar un nuevo acuerdo salarial con la Asociación Argentina de Trabajadores de la Salud, que comanda Carlos West Ocampo. Y desde la UAS sostienen que si no se mueven las cuotas, no firmarán en nuevo acuerdo.

La respuesta de los trabajadores, según ya lo anunciaron, sería un paro de actividades. Todo esto, en medio de la epidemia por la Gripe A.

La medicina prepaga atiende a 3 millones de afiliados, de los cuales 800.000 llegan por cuenta propia. El resto son trabajadores de empresas, que cuentan con este beneficio a través de la compañía, derivando los aportes a la Seguridad Social.

De todos modos, en una buena parte de estos casos suelen pagar una diferencia en caso de que no les alcance con ese monto.

Comentá la nota