Ahora, piden la intervención de Ergon y demandan al Municipio

Una cooperativista que depende de la Fundación sufrió un accidente. Cuando pidió la cobertura de la ART, le habían cambiado la empresa por una de segunda línea. También le hacían firmar cheques en blanco
Lorena Coria era la tesorera de una de las 9 cooperativas que están bajo la órbita de la Fundación Ergon pero jamás manejó un peso ni supo cuáles eran los movimientos de caja. Desde el 1º de septiembre de 2006 su trabajo fue siempre el mismo: limpiar el edificio del ex Correo. Sólo una vez al mes hacía una tarea relacionada con su cargo en la conducción de la cooperativa Mantenimiento y Construcción de Río Cuarto: firmaba cheques en blanco cuyo destino final desconocía.

Por limpiar, Coria cobraba 700 pesos por mes, como cada uno de sus compañeros. La rutina se alteró el 17 de julio del año pasado. Ese día, Lorena protagonizó un accidente de tránsito cuando recorría el trayecto entre su trabajo y su hogar. Como consecuencia, sufrió una grave lesión en la rodilla y debió ser operada. Hoy, padece una incapacidad laboral del 30 por ciento y ya intimó al Municipio y a Ergón porque la Aseguradora de Riesgos del Trabajo que en teoría tenía contratada su cooperativa ya le había dado de baja.

A través de su abogado, Lorena Coria intimó el 10 de junio al Municipio y le anunció que iniciará acciones legales. El juicio será contra el Estado, contra Ergon y contra la cooperativa en la que aún trabaja.

Según contaron sus asesores, que pidieron reserva de sus nombres, ni bien se produjo el accidente creyeron que el caso terminaría ahí: la aseguradora contratada era Mapfre y, por lo tanto, la cobertura estaba garantizaba. Sin embargo, cuando llamaron les comunicaron que la Cooperativa no había pagado durante tres meses y, por lo tanto, fue dada de baja.

En realidad, la cobertura había quedado en manos de una empresa de segunda línea. La cuota mensual era, por supuesto, un quinto de la anterior. Como era un accidente "in itinire" y por la incapacidad con que quedó la mujer, los abogados calcularon un resarcimiento de 130 mil pesos. Sin embargo, desde la nueva aseguradora les ofrecieron apenas 1.800.

Entonces, Coria intimó a los administradores de la cooperativa, a la Fundación Ergon y a la Municipalidad cuál era la ART que debía usar para su rehabilitación. Es legal que Ergon haya cambiado la aseguradora; lo que no les cierra a los abogados es que Coria, tesorera y por lo tanto directiva de la cooperativa, jamás se haya enterado de la modificación.

Hasta ahora, la mujer que sufrió el accidente de tránsito no obtuvo respuesta y aún hoy no ha podido volver a trabajar.

Ahora, Coria, que ya intimó al Municipio, presentará una demanda laboral en contra del Estado local, Ergon y los administradores para reclamar un resarcimiento económico por su incapacidad laboral pero, además, para que la incorporen a la planta permanente del Municipio. Otro reclamo es que el Estado, que sería el empleador real para los abogados de Coria, complete al menos el sueldo mínimo durante los tres años que viene trabajando la mujer.

"La Cooperativa de Trabajo Mantenimiento y Construcción, que a su vez es administrada por la Fundación Ergon son figuras ficticias constituidas con el único objeto de encubrir las relaciones laborales existentes entre sus aparentes ‘asociados’ y la Municipalidad de Río Cuarto, utilizadas por ésta como mero recurso para violar las leyes laborales y frustrar los derechos de sus ‘trabajadores’", dice la carta documento que envió Coria al Municipio.

Además, en los próximos días, los abogados de la mujer presentarán a la Subsecretaría de Mutuales y Cooperativas un pedido de intervención a la Fundación Ergon. Quieren conocer el movimiento financiero y los gastos de esa organización alonsista. No descartan presentar también una denuncia penal.

Lo cierto es que hay más de 160 personas bajo la órbita de Ergon y la denuncia de Coria será un caso testigo que determinará si esos trabajadores deben ser o no incorporados al Estado.

Un precario recibo de sueldo

Este diario accedió a una de las liquidaciones que la Fundación Ergon les hace a los trabajadores de las cooperativas.

En este caso, se trata de una persona que está en el mantenimiento de espacios verdes. Le pagan 695 pesos por mes y, además, se detallan los descuentos. Entre el monotributo, el seguro, la obra social y el mantenimiento de la caja se ahorro se suman 100,22 pesos en gastos. Es decir, son en total 795,22 pesos.

Pero el Municipio paga 1.250 pesos por cada trabajador ¿Los restantes 454,78 pesos son gastos administrativos?

Comentá la nota