''Ahora hay que pagar la fiesta que esta gente iluminada nos dio durante tres o cuatro años''

Enrique Wallace se refirió al difícil momento que vive la ganadería en nuestro país y aseguró que se pagan las consecuencias de medidas desacertadas que el gobierno tomó para el sector. Dijo que debido a la venta de vientres, el año próximo van a faltar entre 8 y 10 millones de cabezas de ganado respecto a 2006-2007.
Wallace aseguró que éste fue un año complicado para la ganadería por el factor climático, a raíz de la sequía, y por las medidas que tomó el gobierno, las cuales fueron nocivas para el sector. Según recordó, en 2006 el gobierno cerró las exportaciones de la carne y la gente comenzó a tener miedo de realizar inversiones, por lo que en 2009, pese a la inflación, los terneros debieron venderse al mismo valor que tenían hace tres o cuatro años. Indicó que esos precios no permiten tener rentabilidad y los campos de cría están en una "situación de quebranto" al vender los terneros a ese precio.

Todas estas medidas desacertadas de controlar los precios y dar subsidios para evitar que suba el valor del ganado fue invadiendo al mercado con una producción de feedlot, y ahora se deben empezar a pagar las consecuencias, aseveró Wallace. "Ahora hay que pagar la fiesta que esta gente iluminada nos dio durante tres o cuatro años", aseguró, y agregó que la carne en Argentina va a ser escasa y cara, y será una situación que llevará años revertir si el gobierno toma las medidas que corresponde.

Asimismo aseguró que desde hace tres años se han ido rematando vientres y madres sin haber guardado terneras y vaquillonas, y esto traerá como consecuencia que el año próximo podrían faltar entre 8 y 10 millones de cabezas de ganado respecto a 2006-2007. Ello traerá aparejado el aumento de la carne: "Lo lamentable es que se produzca por una escasez, cuando en realidad el precio podría haber aumentado razonablemente, y que los volúmenes sean mayores a los de hace 3 años", indicó.

Las medidas para que esta situación se revierta serían la libertad en las exportaciones y eliminar todos los subsidios, que son "chupetines para entretener a la gente y hacerles creer que los están ayudando". Lo único que sirve es tener un precio compensatorio que permita desarrollar su actividad de manera normal, expresó, y agregó que no es el productor quien lo pide, sino que es algo de los políticos. "Hay políticos que se llenan la boca hablando de los subsidios cuando son totalmente discriminatorios y no sirven para nada", dijo, y agregó que hay en esto hechos delictivos que hacen que "se enriquezcan algunos haciendo trampas".

Asimismo indicó que a los Municipios se les pidió que controlen la existencia de feedlots, lo que demuestra el poco control que hay respecto a esto.

Comentá la nota