"Ahora, Minardi pelearía adelante".

F1: El ex dueño analiza la evolución y los cambios derivados de la crisis. De la nostalgia al sueño.
Si Minardi corriera hoy en Fórmula 1, con motores congelados, menos aerodinámica y tantos recortes, ¿estaría cerca de la punta?

-Sí. Con motores congelados, menos desarrollo aerodinámico y menos horas en los túneles de viento, y con un buen piloto, ahora Minardi pelearía adelante. Podría hacer lo que realiza Toro Rosso. Claro que ellos tienen un buen respaldo económico, pero no tanto como sus "primos" de Red Bull u otros equipos... Pero con gente bien organizada y buena administración se logran resultados.

Giancarlo Minardi le puso su apellido a un equipo del Mundial durante 21 años. Jamás logró siquiera que alguno de sus pilotos subiera al podio. Durante buena parte de su estadía, la escudería fue la última en la fila. Aunque Minardi ya no tenía el control, conservaba el nombre hasta que el millonario australiano Paul Stoddart le vendió la operación a Red Bull, a fines de 2005. La empresa nombró a su adquisición como Toro Rosso.

-¿Qué sintió cuando Vettel ganó en Monza?

-Fue una sensación muy fuerte y bonita. Y también cierta nostalgia: con un presupuesto mayor también Minardi habría podido vivir esa intensa emoción. La columna vertebral de Toro Rosso está compuesta por los chicos y técnicos ex Minardi. Eso es placentero.

-Dietrich Mateschitz quiere vender Toro Rosso. ¿Está interesado?

-Me fui de la F-1 sin ganan- cias y no tengo recursos pa- ra recomprarlo. Es un sueño que queda en el cajón.

-Siempre buscó y reclutó pilotos jóvenes. La F-1 actual, casi sin pruebas, les cierra las puertas...

-Sigo las categorías menores, los ensayos... A veces un piloto llama la atención por algo particular, provoca una sensación... Antes, cuando tenía mi equipo, intentaba organizar un test para confirmar lo que había sentido. Hay chicos muy interesantes, que aún tienen que trabajar. Ahora es una cuestión de suerte poder probar un F-1, no se trata sólo de sponsors o dinero. La F-1 está en manos de las automotrices, que hacen elecciones a veces ilógicas o sin una correcta valoración del piloto. Por eso hay corredores dotados que no llegan a F-1...

-Diez años atrás había 3s5 y hasta cuatro entre el primer equipo y el último. Ahora esa diferencia se redujo a la mitad. ¿Cuál es su opinión?

-Hasta hace poco hubo dos proveedores de neumáticos. Antes, un equipo pequeño como Minardi sólo sabía que sus gomas eran negras y redondas: no conocía la calidad ni habían sido hechas para sus autos. Y las pagábamos. Nosotros tuvimos motores de 3ª ó 4ª generación. Hoy el impulsor está congelado, todos a 18.000 RPM, y la diferencia entre el oficial y el de un cliente debe ser del 1 ó 2%. Se emparejó todo... Yo peleé con la FIA por eso. Siempre doy este ejemplo: en un test en Imola, en el 2002, Justin Wilson marcó 1m13s4, el 6º ó 7º tiempo en una grilla... Al mes siguiente, durante el GP, con el mismo auto y piloto, sólo que con otras gomas, registró 1m16s0...

Comentá la nota