Ahora Menem se dice “perseguido”

El fiscal Nisman pidió el procesamiento del senador riojano por el encubrimiento del atentado a la mutual judía. Calificó de “infamias” la acusación. Por la venta del predio de la Rural a precio vil deslindó responsabilidades.
Pasó por Tribunales, no habló y se llevó un pedido de procesamiento. El ex presidente y actual senador Carlos Menem se presentó ayer a sendas audiencias indagatorias en las causas AMIA II y venta del predio de la Rural, entregó un escrito en el que calificó las acusaciones en su contra de “infamias y persecución política” y fue notificado del procesamiento que solicitó el fiscal especial que investiga el atentado a la AMIA, Alberto Nisman, por haber “obstaculizado” la denominada “pista siria” referida al ataque a la mutual israelita.

Según explicó Nisman, el senador riojano presentó un escrito de siete carillas “plagado de generalidades” en el que sostiene que es “absolutamente inocente y que todo es una infamia”, pero “nada dice sobre las acusaciones en su contra”. Al término de la breve audiencia en la que Menem se limitó a presentar el escrito, Nisman explicó que “no aborda ninguna cuestión” por las cuales está sospechado de haber intercedido para que la pesquisa que llevaba adelante el entonces juez federal Juan José Galeano tomara un cauce diferente. A modo de resumen, el fiscal precisó que el ex presidente “no dice ni una palabra sobre la visita de (Alberto) Kanoore Edul a la Casa de Gobierno, tras la cual se desactivaron diversas líneas de investigación”. El representante del Ministerio Público reseñó que tras la presencia de Kanoore Edul en Balcarce 50 se dieron instrucciones desde el poder político para que “se dejen sin efecto allanamientos” y se ordene “interrumpir” diversas escuchas telefónicas. El senador negó haber contribuido a tapar esa pista y aseguró que a Kanoore Edul no lo conoce, aunque admitió que sus padres “conocían a su familia”.

En esta causa el jueves también serán indagados el ex jefe de la Side Hugo Anzorreguy, su segundo en la central de inteligencia Juan Carlos Anchezar y el comisario retirado Carlos Castañeda. Ya declararon el ex juez federal Juan José Galeano, quien tuvo a su cargo la investigación del atentado y fue destituido, y el ex comisario de la Policía Federal Jorge “Fino” Palacios. Ambos negaron cualquier vinculación con los hechos.

La estrategia de Menem de guardar silencio se repite, ya que hace dos semanas tampoco quiso contestar preguntas en el juicio por supuesto contrabando de armas y equipamiento bélico a Croacia y Ecuador, durante su primera presidencia, de 1991 a 1995. Había llegado puntual, a las 10.30, junto a sus abogados Omar Daer y Pedro Baldi, en medio de una fuerte custodia policial y mientras lo alentaba una treintena de seguidores que batían bombos y redoblantes en la vereda de Comodoro Py 2002.

Del despacho del juez Ariel Lijo pasó al de Sergio Torres. Allí también se negó a declarar en la causa por la venta supuestamente fraudulenta del predio de Palermo a la Sociedad Rural a casi 100 millones de dólares menos de su valor. El ex presidente presentó un escrito donde sostuvo que no se puede “investigar a quien ejerciera la primera magistratura por actos que son propios y exclusivos del Poder Ejecutivo”, como la transacción del predio. También argumentó que el valor del predio fue fijado por tasadores oficiales, por lo que no puede pretenderse involucrar penalmente al presidente de la Nación “por equívocos de funcionarios expertos en la materia”. El ex presidente está siendo investigado por la venta de los terrenos ubicados en las avenidas Santa Fe y Sarmiento el 20 de diciembre de 1991, a través del decreto 2699, que firmó junto al entonces ministro de Economía Domingo Cavallo.

Comentá la nota