Por ahora, la mayoría de los hogares locales no tendrá suba en el gas de red

Cargos. Desde mediados de este mes a los grandes consumidores les comenzará a llegar en su boleta la suba por los cargos establecidos por el Gobierno nacional para asegurar el abastecimiento del mercado interno.
La mayoría de los clientes residenciales y las estaciones de servicio de GNC no serán alcanzados por la suba en el precio del gas que llegará con las facturas que se emitirán desde mediados de este mes mientras que, el aumento, sí se hará sentir en los grandes consumidores locales como comercios e industrias.

Este incremento que impactará en los consumos por encima de los 700m3 anuales, no obedece a una recomposición tarifaria de la empresa Gasnor, sino a la aplicación en la boleta de 2 cargos extra. Uno de ellos obedece al cobro por parte del Estado de un monto destinado a la creación de un fondo fiduciario para importar gas natural para que no falte el fluído en el mercado interno. El restante, por el incremento del gas en boca de pozo –el gas se extrae desde las profundidades del suelo- acuerdo al que se llegó con los productores de gas para permitirles la reposición de reservas gasíferas que aseguren la provisión al mercado interno.

“Ninguno de estos factores, implican un incremento del margen de distribución de Gasnor, razón por la cual la única retribución que percibe la distribuidora por el servicio a su cargo, se encuentra aún pendiente de ajuste, manteniendo los mismos valores desde julio de 1999”, indicó ayer la Lic. Mónica Rodríguez, jefe Comercial de la empresa.

De esta forma, la boleta de Gasnor será el vehículo para el cobro de esos aumentos. No implican un incremento en la factura por el cobro del servicio que presta la empresa sino de los cargos que generó el Estado para asegurar la provisión de gas en el mercado interno.

Comparado con los consumos de grandes nucleos urbanos como Capital Federal ó el Gran Buenos Aires, donde sí hay muchos hogares que superan la barrera de los 700 m3 anuales a partir de donde comienza a aplicarse el aumento, Santiago tiene un nivel de consumo muy bajo en el area residencial. Por ello,es que no habrá un gran impacto -al menos ahora- en este sector.

“El consumo promedio es de 450 m3 anuales, por ello no se va a aplicar a la mayor parte de los residenciales ese aumento, los 50.000 clientes residenciales de la empresa, la mayoría está en ese promedio de consumo”, señaló Rodríguez.

La suba tarifaria que está pendiente, sí significará para los usuarios residenciales un aumento, una vez que se apruebe su aplicación, sí, finalmente ello sucede.

Comentá la nota