Ahora, la Legislatura tiene una oportunidad dominical

Ante la falta de quórum, pero con una luz de esperanza que mostró la predisposición de otros sectores que van dejando solo al ricardismo, se convocó para las 9 de mañana. Es casi un hecho que habría números, luego de una tumultuosa jornada vivida ayer en el Parlamento local.
Se estuvo muy cerca del quórum legal, con catorce diputados y seis senadores, pero no alcanzó. Así que ayer volvió a caer la convocatoria al plenario legislativo que busca dar inicio al período de sesiones ordinarias y abrir la chance de iniciar el tratamiento del temario donde figura el Programa de Asistencia Financiera (PAF).

Aunque esta vez hubo diferencias con las dos primeras y no sólo en las cifras, sino también en la voluntad de varios legisladores que hasta hace poco tenían dudas. De este modo, quedó batallando en soledad en bloque ricardista, que aparece como el más sacado a la hora de poner palos en la rueda. Ello quedó demostrando en que mientras la Cámara baja conseguía quórum con la presencia de Marco Costa, en el Senado se borraron todos los que podían haber ayudado a comenzar el debate. No por nada, cuando se tomó oficialmente lista, los más abucheados fueron Ricardo Colombi, Sergio Flinta y Gustavo Canteros.

Las gradas estuvieron colmadas de trabajadores del Estado y gremialistas, quienes a la salida del recinto cuestionaron severamente este nuevo lock out legislativo, como lo calificó el nuevista Jorge Simonetti, para quien la actitud opositora es atentatoria contra la Constitución. «Digan los nombres que vamos a buscarlos», se oyó decir a Walter Zamudio y a Chanol Romero, porque le picaron el boleto al ex gobernador y su troupe. La negativa no pasa por diferencias de criterio, sino con la sola intención de complicarle el cierre del año fiscal al gobierno de su primo Arturo.

En ese sentido, se expresó el subsecretario de Finanzas, Eric Martínez, quien ratificó lo adelantado por EL LIBERTADOR. El gran peligro es que Corrientes pierda estos 232 millones de pesos que refinanció con el Gobierno nacional. «Se puede dar la situación que la nación diga y está en sus derechos técnicos de hacerlo, que el acuerdo fue firmado en este ejercicio. No en el de 2009». Es decir, la homologación debe darse en el mismo año del convenio.

Entonces remarcó: «Los excedentes de coparticipación que ya fueron explicados en qué se gastó y fueron los propios legisladores los que aprobaron eso cuando analizaron el presupuesto 2008».

Y añadió sobre los 232 millones de pesos refinanciados, que «fueron considerados como una inversión dentro de este presupuesto porque el mismo fue pensado con PAF. Con una refinanciación para este ejercicio, no para el año que viene».

Luego arremetió contra el ricardismo, al hacer una dura crítica a quienes encabezan esta revuelta legislativa. «A los que lideran los sectores políticos en la Legislatura, estos personajes que se hacen llamar referentes y que incluso son precandidatos a gobernador, deberían decirles a sus legisladores que expliquen por qué siquiera no tratan el tema».

Esta situación, de hecho, se podría comenzar a remediar mañana, cuando se vuelva a poner a prueba la capacidad de diálogo de la oposición. Esa será la gran oportunidad de ver qué actitud toman los legisladores, habida cuenta de que hay mucho en juego como para pagar el costo político de una traba: un adicional de 350 pesos, un aumento salarial de más de 13 por ciento y la posibilidad de que Corrientes, luego de muchos año de despilfarro y malos manejos, cierre un ejercicio con sus cuentas saneadas y hasta con la existencia de fondos para afrontar la crisis. Algo así como un reaseguro anticíclico.

Comentá la nota