Ahora la Justicia también investiga al gremio bancario por los remedios

Oyarbide sospecha que Zanola usó plata de trabajadores para un fondo que financiaba medicamentos adulterados. Podría allanar el sindicato.
En el marco de la causa por la mafia de los medicamentos, una nueva pista financiera compromete al sindicalista Juan José Zanola y al empresa farmacéutico Néstor Lorenzo. La novedad podría desembocar en la intervención del sindicato La Bancaria.

El juez Norberto Oyarbide ya tiene en su poder otra denuncia contra el gremialista, procesado y detenido en el penal de Marcos Paz, por el presunto delito de estafa y vaciamiento del gremio. Según la abogada denunciante, María Elena Flores, afiliada del sindicato y de la obra social bancaria (OSBA), Zanola autorizó el traspaso de los fondos del sindicato para que financien el fideicomiso que el jefe de La Bancaria firmó con Lorenzo para pagar a Droguería San Javier la provisión de medicamentos presuntamente robados, vencidos o adulterados. De ese modo podían obtener el cobro de reintegros de la Administración de Programas Especiales (APE) por tratamientos que no se habrían otorgado.

Los documentos internos presentados por la denunciante, en los que Zanola y el gerente financiero de la OSBA, Claudio Ferrari –detenido en la causa– piden fondos al sindicato como presidente de la obra social, y el mismo Zanola autoriza los envíos como secretario general del gremio, fueron aportados por el dirigente del Banco Nación Hugo Dessal, quien denunció la mafia de los medicamentos del Policlínico Bancario por primera vez, en agosto pasado, en una entrevista con PERFIL.

Ponele la firma. En la denuncia se solicita el allanamiento al sindicato, al que Oyarbide nunca pudo ingresar debido a su autonomía de la obra social que investiga. Es que la OSBA y el sindicato son entidades independientes entre sí, con autoridades y fondos propios. Oyarbide ahora deberá investigar si los aportes de los afiliados bancarios –que en su mayoría no son afiliados a la obra social por la falta de prestaciones médicas– se utilizaron para financiar a Droguería San Javier. Según uno de los documentos a los que PERFIL tuvo acceso exclusivo, entre enero y octubre de 2009 la OSBA solicitó unos 10 millones de pesos al sindicato bancario. En total, hasta el momento de la intervención de la OSBA, el 14 de septiembre pasado, el gremio "prestó" unos 18 millones de pesos a la obra social para cubrir el fideicomiso con San Javier.

En otro de los documentos internos, fechado el 5 de diciembre de 2008, Zanola y Ferrari solicitaron "préstamos o adelantos transitorios" por 200 mil pesos diarios para cubrir los "pagos por discapacidad para 800 afiliados", "sumas que serán reintegradas directamente del fideicomiso Solidaridad" a La Bancaria, dentro de las 24 horas de su desembolso. La denuncia solicita al magistrado que compruebe si ese dinero fue devuelto al sindicato. Según consta en la denuncia, esos préstamos de 200 mil pesos diarios, diez días después de fechado ese documento, ya habían asecendido a más de 9,3 millones de pesos, según un memo interno del 15 de diciembre de 2008.

Dessal aseguró a este diario que "esos traspasos de fondos, solicitados como préstamos al sindicato, no están en el libro de actas de La Bancaria, por lo que no está blanqueado ni están en conocimiento del secretariado, que debería haberlo aprobado previamente. Ahora están haciendo firmar al secretariado de esos años actas en blanco". Según el dirigente, el sindicato financió durante más de dos años a la obra social y, así, fueron los afiliados de La Bancaria quienes pagaron a San Javier y a la droguería Seacamp, del asesinado Sebastián Forza –cuya viuda también está procesada y detenida por figurar como directora de la empresa–, por medicamentos presuntamente truchos y por tratamientos que no se habrían efectuado. "Si no había prestaciones en el Policlínico Bancario y la obra social casi no funcionaba, ¿qué hicieron con los fondos que sacaron del sindicato?", se preguntó Dessal.

Comentá la nota