Por ahora, Juez no tiene socios nacionales

Se distanció de Carrió, critica con dureza a Cobos y con el santafesino Binner hace tiempo que no habla.Solamente se acercó con tibieza a "Pino" Solanas.
Dentro de 60 días, Luis Juez asumirá como senador nacional, aunque casi todos sus movimientos políticos hoy corren el almanaque hacia adelante. Su obsesión sigue siendo gobernar Córdoba en 2011 y por eso empezó a dar prioridad a la organización institucional y territorial del Frente Cívico.

El éxito o no de ese último cometido depende puramente de él y de su vocación (por ahora a prueba) de armar una estructura formal allí donde hasta ahora sólo se registró acumulación política dispersa, detrás de su liderazgo.

Lo que Juez no puede manejar es la incómoda situación de no tener referencia nacional, pese a saber de antemano que en octubre de 2011 casi con seguridad se votará simultáneamente por intendente, gobernador y también presidente.

El líder del Frente Cívico mira de reojo ese escenario, que le depara una "desventaja comparativa" respecto de la UCR y del PJ, las dos fuerzas tradicionales entre las que su coalición se metió como cuña en junio pasado. Se sabe: para cualquier candidato local o provincial será muy complicado competir sin tener un tramo de boleta nacional.

"No hay apuro. Todavía faltan dos años. Además, yo no tengo que buscar socios. Ellos me van a buscar a mí porque saben que gano en Córdoba. ¿Qué candidato a presidente puede desdeñar mis votos en la provincia?", razona Juez, intentando poner el problema de un armado nacional en la cabeza de otros dirigentes y no en la propia.

Más allá de esa estrategia y de que es cierto que recién el año que viene se empezarán a perfilar los escenarios políticos preelectorales, por ahora no resulta muy fácil adivinar en qué casillero saldrá a jugar el Frente Cívico.

A nivel local esa coalición se proclama como "alternativa" al bipartidismo PJ-UCR, pero no le resultará fácil acoplarse a un esquema nacional de ese mismo palo.

Amigos y no tanto. Plantado como está, como dirigente antikirchnerista, Juez tendría a priori un ancho andarivel para explorar posibles aliados, que empezará a sondear cuando se instale en el Senado. Mientras tanto, el escenario está muy difuso.

Es que después de las elecciones de junio, el Frente Cívico perdió –por distintos motivos– a dos socios con presencia nacional, como lo son la Coalición Cívica y el Partido Socialista.

Apenas concluidas esas elecciones, Juez tomó notoria distancia de Elisa Carrió y no ahorró críticas hacia su estilo de conducción política.

Por su parte, el socialismo de Córdoba decidió no formar parte de la incipiente mesa de conducción del Frente Cívico, y se abrió de esa instancia, con la idea de tener libertad para replantear su estrategia política a futuro.

Y respecto a la UCR, si el referente nacional para 2011 termina siendo –como se perfila– el actual vicepresidente Julio Cobos, no es alguien con quien Juez tenga la más mínima sintonía. Además, la apoyatura cordobesa para Cobos está dada por Oscar Aguad, quien también pretende disputar la gobernación y asoma como rival directo del líder del Frente Cívico.

El único acercamiento visible que concretó Juez a nivel nacional fue con Fernando "Pino" Solanas, de muy buen desempeño electoral en junio pasado, aunque claramente acotado a la Capital Federal y sin tener una gran estructura política detrás.

Comentá la nota