Ahora, el Gobierno baja los decibeles y quiere dialogar

Tras las duras expresiones del ministro Edmundo Jiménez, quien había calificado de "salvaje" e "inmoral" a la protesta de los autoconvocados, Alperovich confirmó que el PE acudirá a la reunión.

Tras las duras apreciaciones del ministro de Gobierno, Edmundo Jiménez, quien el fin de semana había calificado de "salvaje" e "inmoral" la protesta que llevan adelante los médicos y empleados autoconvocados de la sanidad, el gobernador José Alperovich salió ayer a poner un "paño frío".

En declaraciones a la prensa, el Primer mandatario confirmó que enviará a los ministros de Gobierno, de Economía, Jorge Jiménez, y de Salud, Pablo Yedlin, a la audiencia conciliatoria con los profesionales, que convocada por el arzobispo de Tucumán, Luis Villalba, para el próximo jueves, a las 15.00.

Además, en otro intento por descomprimir la situación, el titular del Poder Ejecutivo se mostró esperanzado sobre la posibilidad de que esta nueva audiencia "conciliadora" en el Arzobispado permita destrabar el conflicto, que lleva más de dos meses y mantiene paralizada la atención en las áreas de consultorios externos y cirugías programadas.

"Espero que se solucione (este tema), es momento de unirnos los tucumanos ante semejante crisis, que trabajemos unidos para sacar adelante Tucumán", expresó.

Expectativa oficial

Por su parte, el titular de la cartera sanitaria, Pablo Yedlin, dijo que la expectativa con la cual el Ejecutivo concurrirá a la reunión de este jueves "es muy buena, porque siempre lo que acerque al diálogo es positivo".

En diálogo con EL SIGLO, el funcionario consideró que "en la medida en que se despolitice conflicto para volver a discutir puntualmente sobre tema salarial y los planteos iniciales del personal de la salud, se irá encontrando una salida".

Tras agradecer "el gesto del Arzobispo, de convocar al diálogo y mediar en este conflicto", Yedlin resaltó que "en este momento lo más importante es que se pueda volver a trabajar normalmente en los hospitales, para darle respuestas a la comunidad, sin dejar de discutir las mejoras. Es difícil avanzar en soluciones a mediano o largo plazo si prosigue el conflicto", justificó.

Sin mencionar montos, el Ministro de Salud adelantó que en la audiencia que tendrá lugar en el Arzobispado "el Gobierno puede ofrecer una mejora salarial escalonada y progresiva, siempre teniendo en cuenta la situación financiera que atraviesa la provincia. No se puede dar una respuesta definitiva de un día para el otro", argumentó.

Desconfianza médica

Muy distinta es la expectativa que mantienen los profesionales de cara a la reunión con los funcionarios y el Arzobispo.

"A partir de las declaraciones agraviantes del ministro Jiménez, quien también dijo que el Gobierno ya ofreció todo lo que estaba a su alcance, las expectativas que tenemos son limitadas y nos obliga a ser muy cautelosos", advirtió Jorge Ramacciotti, quien junto a Estela Di Cola y Adriana Bueno, entre otros, integrará la comitiva que representará a los autoconvocados de la salud el jueves.

En declaraciones a este diario, el médico del hospital Padilla aseveró que "los interlocutores de este Gobierno son muy limitados y no da la impresión de que vayan a realizar alguna propuesta seria que ayude a destrabar el conflicto".

Como se recordará, en la última reunión realizada en el Arzobispado, el Ejecutivo propuso un aumento de 20 pesos en la base utilizada para calcular los sueldos básicos de la sanidad, llevándola de 250 a 270 pesos, además del pago del ítem Responsabilidad Médica, que consiste en 200 pesos no remunerativos, a todos los profesionales con título universitario (nivel A).

Los profesionales rechazaron ese ofrecimiento, por considerarlo insuficiente, y como contraoferta solicitaron que el aumento en la base de cálculo sea del 100 por ciento, para que llegue a 500 pesos, el blanqueo de sumas no remunerativas, la inmediata titularización de los contratados y monotributistas, el 82 por ciento móvil jubilatorio y el beneficio por Insalubridad, entre otros puntos.

No obstante, el viernes pasado, tras reunirse a solas con Villalba, los profesionales admitieron que estarían dispuestos a aceptar un aumento escalonado, con un "piso inicial" de 100 pesos de aumento a la base de cálculo.

"El PE debe buscar una salida"

El conflicto que protagonizan desde hace más de dos meses el Gobierno y los médicos autoconvocados y que mantiene prácticamente paralizada la atención en los hospitales, a excepción de las guardias de urgencias, terapias y salas de internaciones, motivó críticas desde distintos sectores políticos, sociales y sindicales.

En este contexto, el líder de Pueblo Unido y ex legislador provincial, Gumersindo Parajón, consideró que "el Poder Ejecutivo debe buscar una salida de manera urgente a este conflicto con los médicos autoconvocados, porque la gente de los barrios, que es la que va a los hospitales, no tiene plata para sanatorios privados, donde si no pagás la consulta los médicos no te atienden. Los únicos perjudicados pro esta pelea son los sectores más desprotegidos", sentenció.

Por otro lado, el dirigente opositor opinó que "ni los funcionarios ni los representantes del pueblo, que tienen sueldos de privilegio en una provincia en crisis, pueden hablar de la pobreza. No puede haber educación, salud y seguridad sin salarios dignos para todos los trabajadores", dijo.

Sigue el paro y habrá otra marcha

Mientras esperan la reunión del jueves en el Arzobispado, los médicos ratificaron ayer el paro por tiempo indefinido, con asistencia a los puestos de trabajo, aunque sin atención en los consultorios ni realización de cirugías programadas. La decisión fue adoptada durante una asamblea, realizada en el Círculo Médico del Sur, en la ciudad de Concepción, con la participación de delegados de toda la provincia. En el plenario, que se desarrolló de forma paralela con una "Jornada Pública de Reflexión" sobre la crisis de la salud pública en Tucumán, realizada en el mismo recinto, se confirmó la realización de una nueva "marcha blanca" de la sanidad para mañana, a partir de las 11.00. En esa oportunidad, el paro será sin asistencia a los hospitales y CAPS. Además, antes de la concentración en el paseo público, los autoconvocados realizarán cortes de tránsito en las principales avenidas de San Miguel de Tucumán, donde entregarán volantes a los automovilistas. En el plenario de ayer, los participantes expresaron "un unánime rechazo a los agravios del ministro Edmundo Jiménez", según dijo Jorge Ramacciotti, del hospital Padilla.

Comentá la nota