Ahora, el Gobierno asegura que habrá audiencia pública

El legislador y virtual vicegobernador de la Provincia, Manuel Raimbault, desautorizó públicamente al Secretario de Comunicación Institucional de la Provincia, al asegurar que el Gobierno convocará a audiencia pública antes de designar al futuro ministro de la Corte fueguina. Ricardo González Dorfman había asegurado a EDFM que se había resuelto prescindir de esa instancia de consulta ciudadana. Para Raimbault, todo se trato de una simple "desinteligencia".
Fiel a las contradicciones internas con que el Gobierno ha venido manejando su participación en el proceso de selección del tercer miembro del Superior Tribunal de Justicia, el legislador y virtual vicegobernador de la Provincia desautorizó públicamente al secretario de Comunicación Institucional, Ricardo González Dorfman, al asegurar que el Poder Ejecutivo convocará a un audiencia pública para que la sociedad pueda manifestar su adhesión o rechazo al candidato propuesto por el Consejo de la Magistratura.

La aseveración de Manuel Raimbault se dio 24 horas después de que González Dorfman asegurara a EDFM que la mencionada audiencia pública no se realizaría "porque se decidió hacerlo de esta manera que no vulnera el espíritu del decreto" 723, dictado por Ríos el 17 de abril.

Ni bien conocida, a través de González Dorfman, la postura gubernamental, de la ONG Participación Ciudadana se cuestionó muy duramente esa decisión, la que calificó como un "engaño" a la sociedad.

Ayer, y ejercicio del Poder Ejecutivo, Raimbault aseguró en declaraciones a Radio Nacional que los dichos del secretario de Comunicación Institucional habían sido producto de una desinteligencia. "Si hubo una desinteligencia de cómo se ha transmitido esto, ha sido justamente eso: una desinteligencia", fue el justificativo elegido por Raimbault al momento de contradecir públicamente al funcionario del gabinete de Ríos.

Es de suponer entonces que en pocos días más el Gobierno estará convocando a esta audiencia pública, ya que si ésa fue siempre la decisión del Ejecutivo, es de suponer que en los tres meses que ya transcurrieron desde el dictado del decreto ha tenido tiempo más que suficiente para resolver el mecanismo bajo el que se la implementará. De no ser así, quedará la impresión de que el Gobierno volvió a apurar una decisión que no pretendía concretar, y que por tal razón no se había preocupado en definir.

El marcado y total desinterés demostrado ayer por Raimbault a acceder a una entrevista con este medio (a pesar de haberse comprometido a mantenerla, tras las reuniones que mantuvo en Casa de Gobierno con representantes de Participación Ciudadana y ex funcionarios de la actual gestión, evitó cumplir con la palabra empeñada) impidió tratar de evacuar ésta y otras dudas que ha sembrado la errática postura que el Gobierno ha tenido en este tema, la que ha quedado demostrada en las contradictorias posturas sustentadas por los integrantes de la gestión Ríos.

Comentá la nota