Ahora sí, el equipo está a gusto

Tras la última mano de pintura, la velocidad de la cancha quedó tal como solicitaron los jugadores; el conjunto argentino practicó con buen humor e intensidad en Mar del Plata; una extensa jornada que dejó satisfecho a Mancini
MAR DEL PLATA- No fue en el séptimo día, sino en el quinto. Aunque para el equipo argentino que el próximo fin de semana afrontará por tercera vez en la historia una final por la Copa Davis fue el último día de la primera semana de prácticas. Ahora sí, la cancha está en orden. Todos están conformes con su velocidad. Y ayer, antes de volver a Buenos Aires para descansar y, de paso, asistir al casamiento de Juan Ignacio Chela, hicieron un entrenamiento de gran intensidad y largo alcance.

Tener el court al gusto del equipo potenció el buen humor de todos. Antes ya era una característica, pero matizada por cierto nerviosismo ante el paso de los días y la no conformidad con todas las modificaciones que se fue sugiriendo. "El que sabe, sabe", dice una vieja frase que fue tomada últimamente por una publicidad. Es cierto. Los jugadores pidieron modificar tres veces la rapidez de la superficie para llegar a un punto de equilibrio en que todos se sintieran cómodos. El último pedido había sido de bajarle un punto la velocidad. Y fuera del conjunto, algunos empezaban a fastidiarse con tantos cambios. Pero las mediciones realizadas anteanoche por la Federación Internacional de Tenis (ITF) dieron un parámetro de velocidad de 40 puntos, y en algunos sectores, de 41 (la velocidad máxima permitida es de 50). Traducido: más alta que lo esperado.

Ayer, con la última capa de pintura compuesta, la cancha quedó impecable desde el punto de vista de los tenistas y eso generó un efecto anímico sutil pero palpable. "Encontramos la superficie que buscábamos. Hoy está muy bien, parecida a la de París Bercy, que era lo que queríamos. Ayer era muy difícil controlar el pique, pero ahora estamos conformes", dijo Alberto Mancini, el capitán, relajado. La medición oficial fue ayer, pero la ITF se reserva el dato.

"El ensayo de hoy nos sirvió para seguir practicando dobles, y además pudimos jugar algunos sets en buen ritmo, ya que habíamos realizado sólo ejercicios. Fue muy bueno que hoy David haya podido jugar tres horas de tenis", agregó.

El unquillense lució su flamante corte de pelo. En la misma sintonía que antes, pero bastante más corto, con una diminuta colita en la parte alta de la nuca, al estilo de Patrick Rafter. Se lo vio muy bien, enchufado, contento y en alto nivel. Se entretuvo apuntándoles a las pantallas gigantes que cuelgan en el centro del estadio y que servirán para transmitir los resultados de los pedidos de Hawk Eye (Ojo de Halcón).

Nalbandian y Agustín Calleri hicieron singles primero a un ritmo intenso y lo mismo sucedió más tarde en dobles. La pareja José Acasuso-Calleri por un lado, la que Luli Mancini quiere ver practicar todos estos días para tener, al menos, una dupla bien ajustada. Del otro lado, la pareja del recuerdo: Nalbandian-Mariano Puerta, los que con este mismo capitán, en 2005, consiguieron un triunfo fantástico sobre Australia (con Lleyton Hewitt), en el césped de Melbourne, y que en la semifinal cayeron en Eslovaquia.

Mientras en las tribunas los empleados limpiaban butaca por butaca y las obras en el estadio van llegando al final, dentro de la cancha estas dos parejas se mataban a palos . Y hasta discutían los piques. Claro que en broma. Por eso, ante una duda de Calleri, el ex doblista Martín Rodríguez, que colabora con Mancini, pidió al cordobés que esperara mientras un imaginario Hawk Eye hacía su trabajo. En el medio del set, el jefe de Gabinete, Sergio Massa, se acercó a saludar, acompañado por José Pepe Scioli, secretario de la gobernación de la provincia de Buenos Aires, que comanda su hermano, Daniel. "¿Y la cancha? ¿Cómo está?", preguntó Massa a Nalbandian.

Después, de vuelta al trabajo, pero siempre en medio de un clima inmejorable. "Che, jueguen, no se calienten", les gritó Nalbandian a Chucho y a Calleri, que perdían el partido y se demoraban en el fondo de la cancha recibiendo indicaciones de Mancini y de Rodríguez, sin dudas, uno de los más activos en las prácticas de dobles.

Ganaron el set Nalbandian y Puerta, que tuvieron el premio de siempre: apuntar con el saque a los rivales, que deben esperar en el fondo de la cancha, de espaldas. Nalbandian le acertó los dos servicios a la cola de Calleri; Puerta, uno de dos a Acasuso.

"Esta semana que terminó nos sirvió para comenzar a adaptarnos. La próxima tenemos que buscar la mejor puesta a punto para la serie, el estadio ya va estar terminado y vamos a poder trabajar con más tranquilidad", dijo Mancini.

Al final, todos se fueron contentos y conformes. Pero con una nueva consigna que habla del compromiso que sienten: volver mañana sólo para cenar y concentrarse, pero más temprano, para practicar desde las 17. Tienen la Ensaladera entre ceja y ceja.

El Ojo de Halcón ya está listo para ser instalado

Ayer llegaron todos los aparatos necesarios para instalar el sistema Hawk Eye. Los técnicos llegarán hoy a Mar del Plata y probablemente mañana comiencen a colocar las cámaras y el resto de los artefactos.

Comentá la nota