Ahora denuncian falsificación de firmas en documentos públicos

Nuevamente Cayetano Dara recurrió a la Justicia para denunciar que las firmas del sumariante de la universidad son distintas en las comunicaciones que recibió.

Una nueva denuncia de carácter penal se sumó en la Universidad Nacional de San Juan, donde ya son muchos los casos pendientes de investigación por actos administrativos de la gestión del rector Benjamín Kuchen.

En este caso se trata de algo mucho mas grave aún, ya que se sospecha de una falsificación de firmas en instrumentos públicos, algo penado por la ley y que tiene el agravante de tornar nulas las actuaciones.

En el marco de conflicto suscitado entre las autoridades de la UNSJ, encabezadas por el rector Benjamín Kuchen, y el director de Asuntos Legales, actualmente desplazado de su cargo, Cayetano Dara, un nuevo escándalo surgió en el marco de las comunicaciones epistolares, pero de carácter oficial, relacionadas con el sumario interno donde se analizan las responsabilidades de Dara en su gestión en la dirección de la que fue desplazado.

Ocurre que el abogado que está de licencia por enfermedad, descubrió que en una nota que le envió el sumariante del caso, hay una firma diferente a la que tienen otras tres comunicaciones anteriores y por eso contrató a un especialista para que hiciera una pericia caligráfica sobre la firma en la documentación cuestionada, comparándola con las firmas de las tres comunicaciones anteriores.

Se trata de la firma de Luis Osvaldo Córdoba, un sumariante externo de la universidad contratado exclusivamente para el caso y que el 15 de octubre le mandó a Dara dos escritos, el 3 de noviembre otro con idénticas firmas y el 12 de noviembre pasado un último documento cuya firma, aparentemente, no tendría la misma línea caligráfica.

Esto motivó que el doctor Cayetano Dara contratara al perito calígrafo Nelson Víctor Vallejos, a quien seleccionó de la lista de calígrafos, para que analizara los escritos originales.

Según la denuncia de Dara, el dictamen del perito, al que califica de "concluyente", determinó que "la firma de la última comunicación es diferente a las tres anteriores y realizada por otra persona", lo que lo motivó a denunciar "una falsificación material de instrumento público".

Para Dara, la irregularidad comprobada por la pericia, "importa una clara violación a las normas legales que reglamentan el procedimiento sumarial", lo que sostiene que "podría estar alcanzado con las disposiciones del Código Penal, toda vez que con el accionar que se denuncia se habría tipificado la figura prevista en la primera parte del artículo 292 y del artículo 248 del Código Penal".

Dara le pide al fiscal federal en su denuncia que investigue los hechos y que ordene el secuestro del expediente en el que se encuentran las notas dentro de oficina de sumarios de la universidad.

De comprobarse la verosimilitud de los hechos de falsificación de documento público que infiere la denuncia, no sólo cabrían acciones penales al o los autores e la falsificación, sino que obligaría a medidas disciplinarias dentro de la universidad.

Esto es así porque si hay falsificación de firmas, todo el procedimiento de sumario quedaría viciado de nulidad, con lo que correspondería la clausura y el archivo del mismo y una investigación interna debería determinar las responsabilidades no sólo de la falsificación en sí, sino del manejo interno de cuestiones tan delicadas como pueden ser los sumarios internos, algo que sería otra perla negra escandalosa en la gestión de Kuchen.

La nueva denuncia contra la administración del rector se acumula a las anteriores sobre acoso laboral de tres funcionarios y una empleada, los traslados de personal a categorías inferiores, la deuda denunciada por la AFIP por aportes patronales por más de 40 millones de pesos y la denuncia del gremio APUNSJ por una defectuosa aplicación del escalafón, las dudas acerca de las habilitaciones de los edificios donde los alumnos toman clases y las denuncias públicas sobre el "cajoneo" de temas que deben ser tratados en el Consejo Superior.

Tantas irregularidades denunciadas públicamente, ante la Fiscalía General de Investigaciones Administrativas y ante la Justicia Federal, ya ameritan un análisis acabado de lo que pasa puertas adentro de la universidad y de la gestión del rector Kuchen.

Comentá la nota