Ahora Cobos descarta una alianza con peronistas y reta a Carrió a una interna

Ahora Cobos descarta una alianza con peronistas y reta a Carrió a una interna
La reunificación del partido bajó la chances de que, como planeaban algunos de sus operadores, el vicepresidente confluya con referentes de otras fuerzas, como Francisco De Narváez o Felipe Solá, más cercanos a competir en la interna del PJ. Sí aceptaría hacer alianzas con otros partidos, incluso con el Ari de Carrió, a quien no tendría problemas de desafiar en una interna.
La reorganización de la Unión Cívica Radical y las restricciones a los vericuetos electorales impuestas por la reforma política llevaron a Cobos a desestimar, al menos por ahora, cualquier armado electoral ajeno a su partido de origen. "Hoy sólo piensa en ser candidato a presidente por la UCR", aseguraron sus voceros a LPO.

Los cobistas sí contemplan alianzas, y ponen en esa lista al Socialismo, el Gen y partidos provinciales. No descartan tampoco sumar al Ari, reeditando así el Acuerdo Cívico y Social creado en varias provincias en las pasadas elecciones, y hasta advierten: "Si es necesario, competimos con Elisa Carrió en la interna de agosto de 2011", especulan.

Lo que está cada vez más débil es la opción admitida por cobistas hasta hace unos meses de aliarse de espaldas a la UCR con candidatos de peso en las provincias, como Francisco De Narváez o Felipe Solá.

"Siempre pensamos en reconstruir el partido, esa eran sólo versiones que dejábamos correr por conveniencia", admiten sus operadores. Su sintonía con Solá tiene todavía una evidencia: el diputado Enrique Thomas, ladero del mendocino, integrará el bloque del ex gobernador.

Con el empresario los cobistas hacían una ecuación fructífera: gran parte de sus votantes bonaerenses obterían por el mendocino en una presidencial. Oscilante como pocos, ahora De Narváez anunció que participará en la interna del PJ, sin aclarar si buscará una compulsa contra Néstor Kirchner por la candidatura presidencial, o seguirá aspirando a conducir la provincia de Buenos Aires.

El acuerdo final por las nuevas autoridades de la UCR despejó los últimos fantasmas que tenía Cobos para retornar definitivamente el partido, ahora presidido por Ernesto Sanz, por acuerdo entre su antecesor, Gerardo Morales, y el vicepresidente.

Morales había vetado al también mendocino Raúl Baglini, uno de los principales consejeros de Cobos, quien en ese momento comenzó a observar que el regreso al radicalismo no sería sencillo, por lo que no era descabellado estudiar otras alianzas electorales para pelear por la presidencia.

Saldado aquel inconveniente, el día de la renovación de autoridades lejos estuvo de ser calmo. Cobos debió esperar hasta la madrugada del sábado para lograr que Morales aceptara que el primer lugar en la línea sucesoria lo tenga el rionegrino Pablo Verani..

Aunque cedió, el jujeño se encargó de marcar la cancha: reunió más delegados nacionales y tuvo en sus manos el quórum para comenzar la reunión del Comité. Las gestiones que hasta la noche anterior hicieron Enrique Nosiglia y Leopoldo Moreau no alcanzaron para que Cobos obtenga esa manija, todo un mensaje para sus acciones futuras en el partido.

Indiferentes a Carrió

Con encuestas en mano, los cobistas explican porqué, de veras, son indiferentes a los pasos que dé Elisa Carrió, quien ya avisó que no confluirá con el vice. "No tendríamos problemas en vencerla en una interna, y en la general no nos molestaría tanto, ya que hoy tenemos un 33% de imagen positiva y en una segunda vuelta los votos de Carrió irían para nosotros", especulan.

La líder del Ari tiene en Morales y en Ricardo Alfonsín sus canales con la UCR, aunque la confluencia de éstos en un espacio común con Cobos la obligó a aclarar que no compartirá espacios con dirigentes de pasado kirchnerista. Por las dudas, puso comienzos de 2011 como fecha para que su partido defina alianzas electorales.

El cobismo sí aspira a acuerdos de la UCR con el socialismo, liderado por el gobernador de Santa Fe, Hermes Binner. Sanz ya envió mensajes al respecto, y avizoró con una fórmula presidencial.

También consideran natural el ingreso del Gen de Margarita Stolbizer, supeditado casi en exclusividad a la provincia de Buenos Aires, pese a sus intentos recurrentes de ampliarlo a otras jurisdicciones.

Cobos, dicen sus lugartenientes, no tiene previsto renunciar a la vicepresidencia hasta el tercer trimestre de 2011, casi cuando esté a punto de extirpar en su cargo, y queden a pocos días los comicios presidenciales.

Para el año que viene sólo le organizan recorridas por distintas partes del país siempre en carácter institucional. Pero también buscará aprovechar el nuevo congreso que se inauguró hoy, en el que el oficialismo estará en franca minoría en Diputados, y sólo a regañadientes podría reunir la mayoría en el Senado.

Lo hará impulsando proyectos específicos para que fomenten las bancadas radicales, con 17 senadores y 44 diputados confirmados. El primero y principal tendrá que ver con la redistribución de recursos en las provincias, un tema que tomará todo el arco opositor.

Cobos lo hará proponiendo, con técnicas que ya estudian sus asesores, girar a las provincias recursos para asignaciones específicas, extraídos de las mayores fuentes de recaudación del Gobierno, como son el impuesto al cheque y las retenciones a las exportaciones, dos tributos que se destinan en totalidad al tesoro de la Nación.

Comentá la nota