Ahora, Binner les dio el sí

El mandatario recibió ayer a dos organizaciones LGTB y les dijo que, de mediar una modificación de la ley o una orden judicial, también permitiría el matrimonio entre personas del mismo sexo. Aflojó así el molestar que había generado.
El gobernador Hermes Binner les aseguró ayer a los representantes de las organizaciones de la diversidad sexual que avalaría un matrimonio entre personas del mismo sexo si hubiera una decisión judicial al respecto. De este modo, desandó el malestar que produjeron sus declaraciones en un reportaje de Página/12, cuando afirmó que no lo haría porque "no está previsto en el Código Civil". Binner recibió ayer a un puñado de integrantes de organizaciones de la diversidad sexual. El presidente de Vox asociación civil y la titular de la Federación de Gays, Lesbianas y Transexuales, María Rachid, fueron los portavoces de la posición del movimiento. Y Binner aclaró que tomaría la misma decisión que la gobernadora de Tierra del Fuego, Fabiana Ríos, si contara con una resolución de un juez. El gesto se amplificó porque fue la primera vez en la historia de la provincia que un gobernador recibió a organizaciones LGTB.

"En concreto, Binner dijo que Fabiana Ríos había tomado esa decisión porque había existido una decisión de un juez ordenando el casamiento, que ella había hecho un acto administrativo. Y que en la misma situación el gobernador estaría dispuesto a hacer lo mismo", indicó Lovagnini, quien afirmó también que Rachid le trasladó al mandatario los resultados de las encuestas donde se demuestra que amplios sectores de la población están a favor de la ampliación de derechos hacia la población LGTB.

Binner estuvo en la reunión junto a su ministro de Justicia, Héctor Superti, quien se encargó de aclarar los términos legales. El funcionario precisó cuáles son los márgenes de acción que tiene el gobierno provincial en relación a la figura del matrimonio entre personas del mismo sexo.

"Nosotros tenemos una ley que reglamenta el matrimonio civil y como Poder Ejecutivo estamos obligados a respetarla. Obviamente, una ley se puede cambiar por otra, y ya hay proyectos en ese sentido, o bien, puede entenderse que la ley vigente es inconstitucional", explicó el ministro, quien continuó: "Pero quien debe descalificar una ley como inconstitucional es la Justicia y no el Poder Ejecutivo. Por lo tanto, hoy tenemos una ley vigente. Si esa norma es descalificada por inconstitucional por la Justicia nosotros actuaríamos en consecuencia con el fallo judicial. Si la ley se cambia por otra, también actuaremos en consecuencia con la nueva ley".

Superti puntualizó que en la provincia de Tierra del Fuego, donde la gobernadora autorizó la unión entre personas del mismo sexo, "Fabiana Ríos habilitó el matrimonio entre personas del mismo sexo porque una pareja invocó y presentó una declaración judicial que declaraba inconstitucional la ley que lo impedía, y aclaró que eso no se extendía a otros casos. Eso se debe a que en nuestro país la declaración de inconstitucionalidad de una norma sólo rige para el caso en que se planteó".

Después de recibir esas explicaciones, Lovagnini se manifestó "contento con el resultado de la reunión". En el encuentro estuvieron, además de Rachid y el propio Lovagnini, Martín Scioli, del sitio de Internet AG Magazine; Paula Martínez y Martín Clapie, miembros de Vox Rosario; y Alfredo Pisotti, de Vox Santa Fe.

Además del tema específico que habían ido a tratar, las organizaciones LGTB pusieron sobre la mesa otras inquietudes, como el derrotero legislativo de la ley de unión estable de parejas que cuenta con media sanción de la Cámara de Diputados de la provincia pero corre el riesgo de ser desvirtuada en la Cámara de Senadores. "A veces se confunde la Unión Estable de Parejas con la modificación de la ley de Matrimonio. El proyecto de ley para establecer la Unión Estable de Parejas, que no es sólo para gays, tiene competencia provincial y está frenado en el Senado santafesino. Nuestro proyecto planteaba blanquear la situación de las personas que están conviviendo y darle una serie de beneficios, entre ellos, la obra social", remarcó Lovagnini.

Precisamente, otro de los temas que se trató en la reunión fue la necesidad de agilizar el trámite que permite a los afiliados del Instituto Autárquico Provincial de Obra Social (Iapos) trasmitirle la obra social a una pareja del mismo sexo. También se abordaron cuestiones relacionadas con la prevención de enfermedades sexuales y la ley de educación sexual. "Este tema nos preocupa mucho porque hace tantos años que está aprobada la ley y todavía no se completa la capacitación para ponerla en marcha como corresponde en toda la provincia", indicó Lovagnini. La derogación de los artículos del Código de Faltas que sancionan el travestismo fue otro de los temas que las organizaciones de gays, lesbianas y trans plantearon al gobernador. Esta ley también fue aprobada por Diputados, pero debe pasar por Senadores. "Es bueno que se haya aclarado todo", concluyó Lovagnini

Comentá la nota