Ahora acusan a Tompkins de ocultar terraplenes en una de sus estancias

Un portal nacional dice que "el magnate norteamericano logró a través de un trabajo mediático y judicial que la Corte Suprema ordenara el derribamiento de un terraplén en la reserva ecológica de los Esteros del Iberá". Sin embargo, en un campo vecino, el empresario posee caminos de características similares. Denuncian que detrás de este conflicto existe "un plan" de Douglas Tompkins para quedarse con todas las tierras de la zona.

¿HAZ LO QUE YO DIGO? El filántropo estadounidense, acusado por un portal.

La Corte Suprema ordenó la semana pasada demoler un terraplén de unos 12 kilómetros de largo, a la empresa argentina Hacienda San Eugenio (ex Forestal Andina SA). El fallo judicial se basó en que se encuentra prohibida la construcción de terraplenes en los Esteros del Iberá en Corrientes.

Pero la polémica fue creciendo en los últimos días porque, según corroboró ayer el sitio LPO, el magnate estadounidense Douglas Tompkins también posee varios caminos de características similares en un campo situado a pocos metros del terraplén que deberá ser derribado.

"Dichos caminos se encuentran en la Estancia El Tránsito, un campo vecino al de Hacienda San Eugenio, y pueden ser visualizados por cualquier ciudadano -inclusive por las organizaciones ambientalistas y jueces de la Corte Suprema- a través del programa Google Earth", denunció LPO.

Dicho portal se comunicó ayer con varias fuentes de la zona, quienes señalaron que a esta altura ya todos conocen la existencia de los terraplenes de Tompkins, pero que nadie hace nada al respecto, ya que consideran que se trata de una cuestión de menor importancia.

Las fuentes consultadas indicaron que en los últimos meses el terraplén de Hacienda San Eugenio fue víctima de una gran campaña mediática impulsada por el propio Tompkins, que aparentemente tendría intenciones de adquirir esas porciones de tierras.

A principios de año un conocido programa de televisión realizó un informe en el lugar del terraplén e intentaron derribar el mismo con una topadora. La pregunta que todos se hicieron en el lugar es cómo consiguió la producción de dicho programa ingresar a esa propiedad privada y quién los proveyó de la máquina necesaria para el trabajo.

Los entendidos en el tema aseguran que el uso de terraplenes en la zona forma parte de los usos y costumbres utilizados en la región para poder trasladar hacienda y materiales en grandes extensiones de tierra.

Pero a las organizaciones ambientalistas y a los jueces de la Corte que impulsaron el derribamiento del terraplén de Hacienda San Eugenio, hasta ahora nada han dicho sobre los que tiene el empresario.

TOMPKINS EN EL IBERÁ

La Reserva Provincial Iberá cuenta con aproximadamente 1.450.000 de hectáreas. El dato es que más del 60% de esa superficie corresponde a propiedades privadas.

El otro dato llamativo es que el que posee la mayor superficie es una fundación llamada Conservation Land Trust, cuyo titular es precisamente Douglas Tompkins (en total tiene alrededor de 179.000 hectáreas la zona).

En teoría la fundación Conservation Land Trust "tiene el objetivo a largo plazo de comprar todas las zonas secas privadas del Iberá (aproximadamente 325.000 hectáreas) y someterlas a un manejo de conservación, antes de otorgar la propiedad al Estado".

Así al menos lo indica un documento del programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo denominado "Manejo y conservación de la biodiversidad en los humedales en los Esteros del Iberá".

Comentá la nota