Ahmadinejad inició su segundo mandato en medio de protestas

Ahmadinejad inició su segundo mandato en medio de protestas
En medio de las acusaciones por fraude en las elecciones celebradas el 12 de junio pasado y bajo estrictas medidas de seguridad el presidente iraní inicia su segundo mandato
Mahmud Ahmadinejad juró hoy como presidente de Irán para un segundo mandato. Según testigos, en la plaza de Baharestan, donde se ubica el edificio, hubo protestas esporádicas con manifestantes que gritaban "muerte al dictador" y acusaban al presidente de fraude, hasta que fueron dispersados con gases por la Policía.

Ignorando las protestas por el presunto fraude en las elecciones del 12 de junio, Ahmadinejad dijo que la alta participación en los comicios fue un reconocimiento de la revolución islámica de 1979 y el "curso político de los últimos cuatro años".

"No es importante quién votó a quién, ahora es importante mantener el sentimiento nacional y dar, tomados de la mano, un gran paso hacia nuevos horizontes y grandes desafíos", señaló en su discurso.

Gran número de policías y voluntarios de la milicia adicta al régimen, los basij, fueron desplegados en las calles adyacentes al edificio en el centro de Teherán para impedir las protestas.

En su discurso, el político se refirió además a los países occidentales que hasta ahora se negaron a felicitarlo por su reelección. "Nadie en Irán espera sus felicitaciones", dijo.

Los líderes de varios países, como Reino Unido, Francia y Alemania, se han negado a enviar sus saludos a Ahmadineyad por las acusaciones de fraude de la oposición, que generaron una ola de protestas con más de 20 muertos. Más de mil manifestantes fueron detenidos, de los que más de 100 siguen en la cárcel.

"Ni nos preocupan sus acercamientos gruñones ni sus sonrisas y felicitaciones", dijo el presidente, que tiene ahora dos semanas para presentar ante el Parlamento a su nuevo gabinete para su aprobación.

Añadió además que en su segundo mandato el país actuará de forma más decisiva contra occidente y que no cederá ante la presión. El presidente afirmó que Irán limitará sus negociaciones con el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) y no dialogará más con los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU más Alemania sobre su controvertido programa nuclear.

"Nos alzaremos contra la arrogancia del mundo y trataremos de tener un papel efectivo para cambiar el orden mundial y eliminar la opresión global, la ocupación y discriminación", afirmó Ahmadinejad.

Por primera vez desde las elecciones del 12 de junio, la prensa extranjera fue invitada por el gobierno a cubrir la ceremonia y ser testigo, aunque de forma indirecta, de las protestas fuera del Parlamento.

Comentá la nota