Agustín Rossi consideró que "el marco legal para combatir al narcotráfico es el adecuado"

Agustín Rossi consideró que "el marco legal para combatir al narcotráfico es el adecuado"
El ministro de Defensa afirmó que no es necesario modificar las leyes para luchar contra ese flagelo. Entrevistado por Infobae, habló del rol de las Fuerzas Armadas, de Milani, de la relación con los EEUU y de la carrera política hacia 2015
Como jefe de la bancada de Diputados del kirchnerismo, Rossi fue durante años uno de los defensores más encarnizados del "modelo" desde el Congreso. En junio del año pasado, renunció a su banca para asumir en el Ministerio de Defensa, una dependencia que le había traído varios dolores de cabeza a su antecesor, Arturo Puricelli, como la retención de la Fragata Libertad en Ghana a pedido de los holdouts o los cuestionamientos a la Campaña Antártica.

Con dos intentos infructuosos por gobernar su provincia natal, Santa Fe, Rossi, de 54 años, juega dentro del kirchnerismo con un espacio llamado Corriente Nacional de la Militancia. Sin embargo, el dirigente santafesino dice que "falta para el 2015" y que aventurar nombres o candidaturas es apresurado. En los últimos días había sumado su voz a las denuncias oficialistas sobre intentos de desestabilización, aunque se encargó de aclarar que Cristina Kirchner "gobernará hasta el último día de su mandato".

En esa línea, y al recibir a Infobae en su despacho del Ministerio de Defensa, en el Edificio Libertador, Rossi sostuvo que es "momento de fortalecer muchísimo la gestión presidencial". En el mano a mano, no dejó temas sin tocar. El rol de las Fuerzas Armadas, la polémica por la designación de César Milani al mando del Ejército, su apoyo al proyecto de despenalización de las drogas y la relación con los Estados Unidos, entre otros.

¿Por qué se cambió la ruta de navegación de la Fragata Libertad?

Hay un objetivo geopolítico importante. La misma semana que partió la Fragata, la Presidente volvía de la reunión de la Celac en La Habana. Allí, con la presencia de más de 30 presidentes de América Latina y el Caribe, la Argentina volvió a lograr el apoyo contundente en cuanto a su reivindicación sobre Malvinas. También hubo un pronunciamiento en cuanto al accionar de estos fondos especulativos.

Entonces lo que diseñamos allí es, por decirlo así, dos viajes en uno. El primer tramo que sale de Puerto de Itajaí, en Brasil, recorre todo el Atlántico hasta el Canal de Beagle, empieza a remontar el Pacífico hasta el Canal de Panamá. Todo ese tramo lo hace acompañado por un grupo de veleros, conformando lo que se llama "Velas de América". Esto es la Fragata Libertad navegando con fragatas brasileñas, una chilena, una ecuatoriana, una colombiana y una venezolana. Después nosotros cruzamos el Canal de Panamá, vamos hasta Veracruz. Desde el año 67, 66, que no llegábamos a México. Allí se hace un cambio de tripulación, vamos para La Habana, que tampoco se iba desde el año 67. Tocamos Surinam por primera vez. Después volvemos por el Atlántico completando 270 días de travesía. En el viaje de la Fragata van guardiamarinas uruguayos, chilenos, paraguayos, bolivianos, lo que le da una clara impronta latinoamericana, que nosotros compartimos claramente.

¿Se descarta por completo el riesgo de embargo atracando en estos países?

Después de la experiencia de Ghana y el dictamen contundente del Tribunal del Mar, de que la Fragata era un buque de guerra y que por lo tanto era inembargable, y que ubicó al juez ghanés en una situación de muchísima incomodidad, porque además todo juicio genera una cantidad de gastos, me parece que las cosas están perfectamente claras y me parece que no habrá nadie que se anime a una decisión de esas características.

Trabajamos en ese sentido, hemos privilegiado un recorrido por países que tienen un vínculo muy fuerte con la Argentina. Entendemos que ninguna de estas cosas va a suceder.

¿Están democratizadas las Fuerzas Armadas?

Sin duda están democratizadas, tienen un fuerte compromiso con la democracia, un fuerte compromiso con los derechos humanos. En todo caso, están ansiosas por ver cuál es su rol dentro del proyecto de nación, su horizonte para los próximos años.

En esta etapa de mi gestión hemos participado del hallazgo más importante en material documental, la totalidad de las actas de la junta militar en la última dictadura militar, y eso no hubiese ocurrido sin el accionar de uno de los jefes de la fuerza, el jefe del Estado Mayor de la Fuerza Aérea, el brigadier (Mario) Callejo.

¿Esto puede hacer pensar en encontrar listas de desaparecidos?

A partir de esto se redobla la esperanza de encontrar las informaciones que nos hacen falta. El mismo día que lo anuncié, firmé una resolución con dos sentidos: encomendar la desclasificación de esta información e intensificar la búsqueda de documentación.

En una entrevista con César Milani, Hebe de Bonafini sugirió que el Ejército podía ayudar en la urbanización de las villas. ¿Cuál es su opinión sobre esto?

Me parece que toda tarea de apoyo a la comunidad, si no distrae su formación y su rol principal –que es adiestrarse para la situación límite, que puede ser una agresión militar estatal externa–, estamos en condiciones de hacerlo.

Cuando se generó la polémica por la designación de Milani como jefe del Ejército, usted dijo que respetaba las dudas honestas. ¿A quién se refería?

Fundamentalmente al CELS, y la verdad que hemos tenido con ellos un nivel de coincidencia con la mirada y la política en un 95%. Su presidente, Horacio Verbitsky, me merece muchísimo respeto. No compartimos su mirada sobre este tema. Hemos dado elementos claros alrededor de nuestra posición. Así como digo que existe esa mirada, en otros casos se usó para politizar el tema.

¿Por qué se opone al uso de las Fuerzas Armadas en la lucha contra el narcotráfico? NdR: Desde el oficialismo hubo voces a favor, como la del gobernador bonaerense Daniel Scioli.

Sería un gran error involucrar a las Fuezas Armadas en cuestiones de seguridad interior, sea en la lucha contra la criminalidad o en cualquiera de sus formas. El actual sistema jurídico veda esa posibilidad y las experiencias de otros países han sido negativas: se generó más violencia, muchas muertes, y generalmente víctimas inocentes.

Es inevitable que se confunda Fuerzas Armadas con fuerzas de seguridad. Ambas usan uniforme y portan armas. Unas se instruyen en prevención, disuasión y uso no letal de esas armas. En cambio, las Fuerzas Armadas están adiestradas para una situación límite, la guerra. Espero que la Argentina no tome ese camino, sería claramente un error.

Argentina tiene para eso fuerzas intermedias, fuerzas de seguridad "militarizadas", con origen en las Fuerzas Armadas, como la Gendarmería para el Ejército o la Prefectura para la Armada.

¿Creer que el marco legal es el adecuado? ¿Habría que hacer algún tipo de modificación?

Creo que el marco legal para combatir el narcotráfico es el adecuado. No hay que hacer ninguna modificación que permita o se abra una rendija para involucrar a las Fuerzas Armadas en seguridad interior.

¿Está a favor de la despenalización de las drogas?

Muchas veces se confunde con la legalización, que es otra cosa. En la medida en que se logren niveles de consenso, creo que la despenalización es un hecho positivo. Todo el peso punitivo del Estado no debe estar dedicado a quien consume, sino en desarmar las organizaciones dedicadas a comercializar, o sea, los narcos.

Despenalización no tiene nada que ver con legalización. No significa que usted vaya a un kiosco donde se compran cigarrillos y pueda comprar ahí un porro u otro tipo de drogas.

¿Como ocurre hoy en Uruguay?

Lo de Uruguay nunca se debatió en Argentina. Hay que ver cómo funciona, habría que analizarlo. No estoy de acuerdo con la legalización de la venta.

¿Cuál es su postura sobre la ley de derribo de aviones?

No estoy de acuerdo. Hay que ver las experiencias de otros lugares. En Perú hubo un caso que derribaron un avión con misioneros religiosos. Hay que decir las cosas como son, eso genera una acción letal. Es utilizar la fuerza del Estado para accionar sin presunción de responsabilidad, tomando una decisión previa. Es una pena de muerte sin Justicia previa.

¿Son seguras las fronteras de Argentina?

Hay una frontera seca, la del norte. Las secas, en la Argentina y en cualquier lugar del mundo, son difíciles de controlar. Como ejemplo, el país que más gasto hace en fuerzas de seguridad y militares es Estados Unidos, y fíjese los problemas que tiene para controlar su frontera con México. ¿Eso significa que el Estado tiene que estar inmóvil? No. Tenemos el Escudo Norte con cuatro radares aéreos y seis más que se sumarán. Además, 20 radares terrestres y vigilancia y control de patrullas.

¿Cómo está la relación con los Estados Unidos?

Es una relación madura entre dos países. La Argentina tiene como base de su política exterior una política de cooperación, de diálogo con todos los países del mundo. Compartimos las Naciones Unidas y el G-20, un grupo de reunión de otros países, entre ellos están los Estados Unidos y compartimos ese espacio. Pero obviamente la mirada nuestra es muy fuerte hacia Latinoamérica y hacia la integración de la región. Hemos reafirmado nuestro lugar en el mundo, que es Latinoamérica.

¿Cómo debe dirimirse el nombre del candidato del Frente para la Victoria para 2015?

En el caso del Frente para la Victoria, entiendo que va a existir más de un candidato, uno, dos o tres, que expresen la variedad de matices que tiene. El escenario para elegirlos tendrá que ser las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias.

¿A quiénes ve como presidenciables?

No es momento de hablar de presidenciables, falta un camino por recorrer. En el caso mío, como ministro de Defensa mi rol es consolidar mi gestión, fortalecer mi gestión para aportar al fortalecimiento del Gobierno y de la Presidente. Ya habrá tiempo para pensar en 2015, falta un recorrido. Voy a trabajar para que se generen las condiciones para que haya un candidato que exprese los valores que ha tenido el kirchnerismo en estos años.

¿Usted será candidato?

Todavía no pienso en 2015. Tengo una mirada en términos generales, pero en términos personales tengo una responsabilidad como ministro de Defensa. Es momento de fortalecer muchísimo la gestión presidencial, ya habrá tiempo para pensar en 2015.

Coment� la nota