Un agujero en las cuentas de 63 millones de pesos precipita la salida de Serrano de Finanzas

Un agujero en las cuentas de 63 millones de pesos precipita la salida de Serrano de Finanzas

La noticia estaba siendo contenida en un reducido círculo dentro del Ejecutivo y causó furia en los ámbitos más cerrados del "lopismo", al punto de precipitar la salida del licenciado Sebastián Serrano de la secretaría de Finanzas y Política Económica de la municipalidad: la empresa de recolección de basura está al borde de conseguir que se trabe un embargo sobre cuentas municipales por incumplimientos en el contrato por el servicio de recolección de basura en el distrito, con una deuda que asciende a más de 63 millones de pesos.

Con fecha en 13 de agosto y con la firma del titular de la compañía Recolección y Limpieza Ambiental S.A. (RELISA), Guillermo Martínez, se notificó al Poder Ejecutivo y al Honorable Concejo Deliberante la decisión de hacer efectivo un embargo sobre cuentas municipales dispuesto por el Juzgado en lo Contencioso Administrativo en virtud de una deuda que la Comuna mantiene con la compañía y otros desarreglos en el contrato vigente (ver documentos adjuntos).

En la nota, la compañía solicita al Ejecutivo municipal "la suscripción del instrumento jurídico que recomponga la ecuación económica financiera del contrato, consolide la deuda existente y reordene las obligaciones contractuales". Sucede que en las circunstancias actuales, la Comuna careciendo completamente de financiación, libró cheques diferidos a cobrar en noviembre de 2019. Con la devaluación disparada el lunes 12 de agosto, la desesperación por cobrar aceleró reclamos que venían desde mayo.

La decisión de realizar los pagos estaría en manos de la Secretaría de Finanzas y Política Económica que hasta antes de entrar en licencia comandaba Serrano y la salida presentada como momentánea del funcionario, a pesar de las explicaciones comprensivas del jefe de gabinete Mario Gygli, habrían respondido más a la furia que causó en el Ejecutivo la situación que dejó atrás el funcionario de licencia que a la explicación oficial y normalizadora que intentó sin éxito "tapar el sol con la mano".

Cuatro Vientos intentó tres veces entrar en contacto con Gygli para obtener información al respecto de este tema aunque no obtuvo mayor respuesta. La incertidumbre al respecto de la situación afecta incluso al propio equipo de economía que en la piel de Sebastián Pérez Ardanaz intenta dar una respuesta ejecutiva a la situación que dejó Serrano. En los pasillos de la Comuna se respiró tangiblemente el fastidio de muchos por el alejamiento intempestivo del funcionario. 

Ahora RELISA está reclamando el pago de 63.856.949,85 pesos, la totalidad de la deuda que mantiene la Comuna con la empresa. De no hacerlo, y por trámite en el Juzgado en lo Contencioso Administrativo (expediente 6743), se procedería a trabar un embargo sobre las rentas generales no afectadas de las cuentas que posea la Municipalidad de Necochea en el Banco de la Provincia de Buenos Aires.

Peleas palaciegas

Antes de conocerse el reclamo de la compañía de recolección de basura, la salida de Serrano en una licencia por tiempo indeterminado había disparado la hipótesis blanda que preveía que el funcionario estaría preparando el terreno para desembarcar cerca de CABA.

Según esa hipótesis, la decisión fue motivada por la aplastante victoria del Frente de Todos sobre Juntos por el Cambio en las PASO: de mantenerse resultados similares a los del 11 de agosto, Serrano tendría intenciones de mudarse para perfilarse cerca de la diputada en alguna clase de rol de asesoría.

Sin embargo, el panorama cambió abruptamente a la luz de los hechos y la licencia casi obligatoria de Serrano se disparó también por la ira que habría causado en Jimena López la situación con RELISA. Según confirmó el jefe de Gabinete a este diario, la hermana del intendente quedó momentáneamente a cargo de la firma de cuestiones operativas de la secretaría de Finanzas. Un  enojo de la funcionaria con Serrano podría hacer colapsar todo el proyecto de mudanza que sugería la hipótesis blanda inicial.

 

Lo cierto es que el agujero de 63 millones de pesos en las cuentas municipales recayó con tanta fuerza sobre Serrano que comenzaron a conocerse internas dentro de la gestión López que se parecen más a una depuración que a un colapso sobre sí mismo: el viernes pasado en un encuentro en el que hubo varios funcionarios "lopistas" las quejas de sectores ligados a Obras Públicas confirmaron por lo bajo la responsabilidad de Serrano en el complicado entramado que se dibuja.

Sucede que dentro del Ejecutivo los "lopistas" de la primera hora fueron aislados de su amigo y conductor, Facundo López, y todos los dedos señalan a Mario Gygli. Al actual jefe de gabinete (y practicamente único "animal político" sobreviviente dentro de la gestión López) se lo acusa de haber aislado al intendente en un tandem de manejo político de las cuentas de las que también habría participado Serrano. La construcción de Gygli de una suerte de cerco alrededor del intendente habría inducido a algunos desaciertos que varios funcionarios y referentes catalogan como "intencionales".

A pesar de todo, el Ejecutivo intentará mantener la apariencia de normalidad y es posible que Serrano sea todavía exhibido como parte de la gestión desde el primero de septiembre, quizá como parte de una necesidad política de reflejar tranquilidad en una situación evidentemente tormentosa. 

Algunos pagos sí, otros no

Entre las calamidades que se achacan al secretario de finanzas en uso de licencia, las quejas de Obras Públicas apuntaron casi sistemáticamente y sosteniendose en el tiempo, a las formas de pago elegidas frecuentemente para hacer avanzar algunas obras y otras dejarlas en "stand by".

Sucede que en la Secretaría que lidera el arquitecto Ricardo Asiaín vieron en varias oportunidades con perplejidad como los pagos de ciertas obras como las del jardín Pichi Huinca, la Rambla Municipal o los recientes arreglos anunciados para las calles del centro y Avenida 59 eran emitidos en tiempo y forma mientras que otros pagos a proveedores sufrían demoras que despertaban rencores y recelos de manera periódica.

Sebastián Serrano de licencia

En Obras Públicas no dejan escapar la suspicacia: las obras mencionadas tienen contratistas que estarían fuertemente ligados al secretario Serrano. La preferencia de unos sobre otros en cuestiones de pago apenas si es mirada como una cuestión de decisiones políticas, sin embargo generó resquemores que para algunos funcionarios ya son muy difíciles de sortear.

La proposición kirchnerista

En este contexto, y mezclado con el clima electoral, el intendente Facundo López se ha mantenido activo tratando de seguir en el armado de la unidad con sectores del kirchnerismo que le proponen algunas opciones que podrían hacerse visibles en los próximos días.

En un encuentro con Alberto Franco y referentes de la lista del gestor cultural que finalmente quedaron fuera de las PASO de agosto, el jefe comunal conversó sobre una posibilidad de acuerdo que sumaría votos de cara a octubre: los kirchneristas buscan que López anuncie una acordada pública para comprometerse a reinstaurar la tasa portuaria removida en el marco de negociaciones por el presupuesto con Cambiemos en diciembre del 2017.

A la vez, López buscaría en las filas kirchneristas nuevos cuadros que renueven su gestión y lo asistan para legitimar su pertenencia al Frente de Todos en el marco de una búsqueda de Unidad que contenga no sólo a referentes como Gisela Barbieri (Descamisados) o Silvia Jensen, sino que sirva de contrapeso a la "inmovilidad y silencio" que mostró el camporismo de Unidad Ciudadana en el Concejo Deliberante durante la campaña hasta el momento.

La oportunidad puede rendir frutos electorales: parte del kirchnerismo molesto con la derogación de la Tasa portuaria, algo del radicalismo férreo opositor de los manejos del Puerto Quequén e incluso algún sector del lavagnismo local que propuso medidas para avanzar con la Comuna sobre la terminal portuaria, podrían responder al estímulo y llevar al Frente de Todos en un sentido que reste apoyos a Juntos por el Cambio, cuyo candidato Arturo Rojas preside el Consorcio de Gestión de Puerto Quequén y aventajó al intendente por una diferencia de 10 puntos en las PASO de agosto.

Coment� la nota