Aguinaldo, ahorrar o pagar deudas

Desde los comercios capitalinos indicaron que el efecto aguinaldo nunca llegó para estimular el incremento del consumo. Consultados por EL LIBERTADOR, muchos indicaron que ahorraron o pagaron deudas contraídas sobre todo con las tarjetas de créditos.
Los comerciantes adjudican el desaceleramiento en la alicaída economía cotidiana como un efecto de la crisis "el empleado de público prefirió usar el aguinaldo para pagar algunas deudas y ahorrar el resto", coincidieron varios frentistas de la Peatonal. Esta situación se da en un momento en el que ha disminuido la capacidad de ahorro de muchas familias según estiman analistas económicos.

El pago de las tarjetas de créditos fue uno de los destinos de gran parte del suelo extra cobrado en la segunda mitad del mes pasado. Consultado por EL LIBERTADOR, otros indicaron que sobre todo buscaron bajar los niveles de endeudamiento que se arrastran desde hace varios meses. Pero pocos fueron quienes indicaron que destinaron ese monto al consumo o aprovechar las ofertas y promociones.

Según recuerdan muchos comerciantes, hasta el año pasado los correntinos esperaban su aguinaldo para destinarlo casi por completo a grandes consumos que iban desde comprar bienes durables pasando por cambiar el auto, reformar la casa hasta irse de vacaciones. Ello generaba durante el mes de julio que los negocios de distintos rubros aumentaran sus ventas y se hablaba del "efecto aguinaldo".

Este año, sin embargo, el escenario es otro: el pago de deudas, los gastos inesperados (adelantamiento de las vacaciones o compra de medicamentos) y el ahorro (aunque cueste), reemplazaron al consumo como fin para el primer sueldo anual complementario (SAC) de 2009.

"Habitualmente utilizaba el aguinaldo para darme un gusto, comprar abrigos para los chicos y para mí. Pero este año no lo pude hacer porque tuve que levantar un par de deudas que venía arrastrando desde hace varios meses, también la tarjeta, a la que necesito tenerla siempre porque en varias oportunidades me ha sacado de aprietos", dice Lucía que trabaja en un comercio del microcentro.

Días atrás Vicente Lourenzo, de la CAME, explicó que el clásico pico de consumo postaguinaldo no se sintió. "La incidencia del aguinaldo todavía no se vio, esperamos que repercuta positivamente más adelante. También es cierto que se complicó por el tema de la Gripe A y porque muchos quieren esperar para aprovechar ofertas y descuentos. Desde la Navidad del año pasado se ve esta tendencia de postergar la compra hasta que aparecen los combos especiales y las promociones para que el aguinaldo les rinda más".

Comerciantes correntinos coincidieron con las apreciaciones de Lourenzo, con la diferencia que "ya hemos puesto casi todo de oferta, sin embargo el consumo poco a crecido", indicó Alejandra, encargada de un comercio textil.

Según datos de una encuesta reciente realizada por la Universidad Católica Argentina, se observa que, mientras que en 2008 un 12% de las personas decían que podían ahorrar, ahora ese porcentaje es del 13%. Por otro lado, en 2008 el 37% decía que no le alcanzaba para ahorrar y este año el porcentaje es del 47%. "Hay menos capacidad para ahorrar, pero igual se ahorra más porque se recortan gastos. Se siente muy fuerte en la parte de recreación y esparcimiento", detalló. Aunque a una gran cantidad de correntinos se les fue el dinero en saldar deudas antiguas.

Comentá la nota