Aguilar: Rozas no digiere la derrota, fue mal gobernador y peor jefe de oposición

"Está resentido. No puede digerir la derrota de 2007", dijo el ministro de Economía, quien además agregó que "constantemente intenta obstruir y desestabilizar. ¿Qué le aporta Rozas hoy al Chaco desde esta posición?", se preguntó el titular de la cartera económica Eduardo Aguilar en la reunión con cooperativas.
Afirmó que "es una lástima que tenga esa actitud, porque desde el resentimiento no le puede aportar nada a la construcción del Chaco que todos queremos. Ese sentimiento no construye. Fue un mal gobernador y es un mal jefe de la oposición, alguien que constantemente intenta obstruir y desestabilizar. No le está aportando nada al Chaco", dijo al responder a las opiniones del ex gobernador Ángel Rozas, relacionadas con el rumbo del gobierno, los conocimientos de economía del gobernador Capitanich y los supuestos despidos de contratados radicales.

"La verdad, siento que Rozas habla desde el resentimiento. Creo que su ego aún no puede superar el haber perdido con Capitanich la elección de 2007. Expresa un profundo rencor, porque sabe que él ya no podrá ganar nunca más una elección a gobernador. En ese sentido, Capitanich le puso fin a su carrera al vencerlo en 2007". En relación con las críticas de Rozas sobre los conocimientos de economía del gobernador Capitanich, el ministro afirmó: "Bueno, seguramente Rozas nos puede dar lecciones sobre varios temas de economía. Por ejemplo, sobre endeudamiento, sobre default, sobre cómo licuar los salarios públicos pagando con bonos, sobre cómo reducir la masa salarial congelando la antigüedad o sobre cómo financiarse mediante la venta de activos públicos, sobre todo de tierra pública. Sobre todo eso puede dar cátedra a todos los chaqueños, sin ninguna duda". Luego afirmó: "Más de allá de eso, nadie duda que Capitanich es una persona mucho más preparada que Rozas para gobernar la provincia, desde lo intelectual y sobre todo desde lo moral".

En relación con los supuestos despidos de contratados de la gestión anterior que mencionó el líder radical, Aguilar dijo que "no deja de sorprenderme la hipocresía de sus palabras. Miente sin ponerse colorado. Yo mismo trabajaba como contratado en la Secretaría de Desarrollo Social en 1996, y fui despedido por Rozas, explícitamente por ser peronista, tal como el entonces gobernador se lo dijo a Lela Carrió, la madre de la diputada, que sin dudas debe recordar el hecho. Y no fue un caso aislado. Casi todos mis compañeros contratados de entonces habían sido despedidos antes, simplemente por no ser radicales. Esto se produjo ni bien asumió Rozas, en 1995. Él es el menos indicado para hablar de respeto a los contratos, como es el menos indicado para hablar de tantas otras cosas", afirmó Aguilar.

Comentá la nota