Aguilar negó responsabilidades y se despegó de la causa arroceras

El ministro de Economía aseguró que la Subsecretaría de Medio Ambiente nunca estuvo a su cargo. Dijo que el fiscal cometió un error al implicarlo.
El ministro de Economía, Eduardo Aguilar, se despegó ayer de la causa por supuestas violaciones a las normativas vigentes para la fumigación de arroceras en Las Palmas y La Leonesa, a la cual había sido imputado por el fiscal que entiende en la denuncia de vecinos de la zona.

Aguilar hizo su descargo a través de un comunicado de prensa en el cual dejó en claro que nunca estuvo a cargo de la Subsecretaría de Medio Ambiente, y que el fiscal Gustavo Corregido cometió un error grave al no chequear la estructura ministerial.

«Medio Ambiente nunca estuvo en la órbita del Ministerio de Economía y Producción, en tanto yo estuve a cargo del mismo; la temática ambiental dependía de otra jurisdicción. Me parece que el fiscal debería leer la Ley de Ministerios antes de emitir este tipo de dictámenes», afirmó el funcionario, quien se puso a disposición de la investigación.

Asimismo, además, el ministro indicó además que como Ministerio de Economía y Producción «únicamente éramos autoridad de aplicación de la Ley 3378 (de Biocidas), y siempre vigilamos su cumplimiento». Además señaló que en noviembre de 2008 recibí una nota firmada por cinco pobladores de la zona solicitando que se constate el cumplimiento de esa Ley en las fumigaciones realizadas por las arroceras e inmediatamente instruí por nota a la Dirección de Sanidad Vegetal para que se realicen las inspecciones correspondientes y se elabore un informe al respecto».

En esta línea, el jefe de la Cartera Económica dijo que tras la realización de las inspecciones, Sanidad Vegetal informó que las prácticas de fumigaciones se encuadraban en lo autorizado por la Ley de Biocida, y que la empresa aeroaplicadora se encontraba inscripta y habilitada para tal fin y que los productos aplicados eran los autorizados por Senasa para tales usos.

Por último, el ministro apuntó que ante información de pobladores de zona respecto a que una de las arroceras estaba extendiendo sus actividades hasta las proximidades del barrio La Ralera: «Sanidad Vegetal ordenó a la empresa que se suspendan los cultivos en esa zona, y en su lugar se diseñe un área de forestación, que actúe como protección del barrio, tal el procedimiento indicado por la ley; lo cual la firma se comprometió a poner en marcha tal requerimiento».

Comentá la nota