El aguijón de la crisis apuntó a proveedores mineros

En las dos entidades locales que agrupan a los prestadores de servicios dijeron que sus asociados fueron golpeados por la crisis. Tuvieron demoras en recibir pagos de las con­tratistas y en algunas empresas evalúan hacer despidos.
La Cámara de Empresas Pres tadoras de Servicios Mi neros (CEPSM) reúne a u nos 60 proveedores de la minería y, según el titular de la entidad, Adrián Cellura, sus asociados evalúan despedir cerca del 10% del plantel de empleados. “Este porcentaje resultó de un relevamiento que hicieron los empresarios y la medida sería para poder paliar la situación. Lo ideal sería que no pasara esto”, señaló Ce llura. La crisis financiera global ya tocó la puerta de las empresas mineras, tanto exploradoras como las que tienen proyectos en etapa avanzada. Las compañías potenciaron una de sus premisas sagradas: reducir costos. “Las prestadoras están negociando con las contratistas. La renovación de contratos es una etapa de consensuar, no de exigir”, dijo el empresario. Según Ce llura, hoy les sobra personal a la mayoría de las empresas prestadoras y están viendo qué modalidad implementar para que el impacto en las fuentes laborales no sea a gran escala. “Están analizando qué empleados llevan menos tiempo en la firma porque la intención es evitar despidos masivos”, señaló.

Panorama de la CASEMI

Alejandro Donna, gerente de la Cámara Argentina de Em presarios Mineros (CA SEMI), dijo que “son pocas las empresas que consideraron la posibilidad de despedir gente. La industria más afectada es la metalmecánica porque algunas desarrollaron mayor capacidad operativa y ahora no tienen contratos”. Donna se quejó: “Sabemos que Techint, empresa que hace la ampliación de Veladero, están to mando gente de Chile”.

La CASEMI tiene 117 so cios y, según el gerente de la entidad, casi el 10% tuvo inconvenientes atribuidos a la crisis. “Los pagos estuvieron demorados hasta 40 días y eso afectó a las em presas, pero no se proponen despedir a la gente”, manifestó el vocero de la CASEMI.

Comentá la nota