Aguas de Catamarca pide una tarifa 180% más cara

La suba sería gradual, de entre el 40 y 50% en una primera etapa. Lo que resta para llegar al porcentaje total requerido debería cubrirlo el Estado, mediante subsidios.

Tras un análisis de la estructura de costos y del sistema tarifario vigente, el presidente del directorio de la empresa Aguas de Catamarca SAPEM, Juan Carlos Montenegro, presentó un pedido, en septiembre pasado, de incremento tarifario del 180% en el servicio de agua potable del Valle Central para los próximos 5 años.

Así se desprende del expediente que ya está en poder del Ente Regulador de los Servicios Públicos (ENRE), encargado de evaluar la pretensión de incremento y de convocar a audiencia pública para avanzar en la definición.

El aumento se aplicaría gradualmente, comenzando por subas de entre el 40 y 50% en las tarifas a usuarios; y la diferencia restante -hasta alcanzar el 180%- sería subsidiada por el Estado provincial.

El aumento requerido por Aguas de Catamarca para el quinquenio 2009/2013 está calculado a valores no indexados por eventuales incrementos inflacionarios y permitiría aumentar el nivel de ingresos de la empresa de mayoría estatal a poco más de 26 millones de pesos anuales.

Pero como la intención es aumentar la tarifa del servicio de manera gradual, una suba tarifaria de entre el 40 y 50% permitiría una recaudación de 9 millones en ese concepto. La diferencia no cubierta por los usuarios, de 17 millones de pesos, sería solventada por el Tesoro Provincial con dos tipos de subsidios, uno destinado a los usuarios -del orden de 1,4 millones- y otro a la propia empresa, de alrededor de 15,6 millones.

El informe con el análisis de los costos de la empresa, que forma parte del expediente de pedido de aumento, revela que al margen del incremento de tarifas y el subsidio a cierto grupo de usuarios, la Provincia debería subsidiar a Aguas de Catamarca en un 60% de sus requerimientos totales. Ese subsidio contribuiría a solventar a subcontratistas de redes, obras y plantas, alquileres de equipos; y a cubrir a la prestadora por deudores de dudoso cobro.

Del análisis de costos de la empresa se desprende el carácter deficitario de ésta desde que asumió, en abril pasado, la administración del servicio de agua potable tras la rescisión del contrato con Aguas del Valle.

Recientemente, Montenegro había anticipado la pretensión de la empresa de conseguir el aumento para hacer frente a sus mayores costos operativos antes de fin de año. En ese momento, el presidente del directorio habló de la necesidad de incrementar los ingresos en un 140% pero admitió que, como ese porcentaje sería imposible de afrontar por los usuarios, pedirían un ajuste tarifario de un 40% en promedio.

Comentá la nota