Aguad y Mestre, la puja por la UCR

Sus interlocutores hablan de compartir las decisiones de cúpula y no disputar por ahora la conducción. Por lo bajo, persiste un clima de roces y desconfianza. La alianza con Juez vuelve a la escena.
En público se prodigan elogios y hablan de una construcción conjunta hacia 2011. En privado, el senador electo Ramón Mestre (37) y el diputado nacional Oscar Aguad (56) muestran sus diferencias en el estilo con el que la UCR debe transitar el camino que se le presenta hacia adelante.

A Mestre lo desvela transformarse en el próximo intendente de Córdoba. A Aguad, el resultado del 28 de junio le abrió la puerta a una segunda candidatura a la gobernación. Son caminos distintos, pero ambos saben que si a uno le va bien, el otro se beneficia. La UCR logró sellar un acuerdo para la conducción partidaria colocando al ex legislador Anselmo Bruno en la presidencia del Comité Provincia. Pero, en un partido acostumbrado a liderazgos fuertes como los de Eduardo Angeloz y Ramón Mestre (padre), ningún radical desconoce que la puja por ser el verdadero capitán del barco se instaló en la UCR el día después de las legislativas.

Sus operadores más cercanos hablan de "complementariedad" y "liderazgo compartido". Pero reconocen roces que, en las segundas y terceras líneas, son notorios.

La interna de la Juventud Radical en la que triunfó en provincia y capital la línea Marea, afín a Aguad, fue una muestra de microscopio del clima de rispideces que separa a ambos dirigentes entre los que, además de una diferencia de edad, existen discrepancias en el estilo y la manera de entender la política, sobre todo hacia adentro del partido.

Mestre tiene en Confluencia, su propia estructura partidaria que nació en la capital y adquirió dimensiones provinciales en los últimos años. Aguad, en cambio, no forma parte de manera directa de ningún espacio interno.

"Ramón ve la política desde lo partidario. Construye desde allí", aseguró un dirigente del riñón mestrista. "Aguad, en cambio, es un estudioso de los procesos legislativos. Aguad no es un caminante, Mestre sí", agregó.

Desde el costado de Aguad, se ensalzan los antecedentes del actual presidente de la bancada radical en Diputados. "A Oscar se lo vislumbra como un dirigente asentado, con conocimiento de los temas legislativos y con una trayectoria en la que no hay cuestionamientos", dijo un dirigente cercano al legislador. "En Ramón se ve la vitalidad de atender a un reclamo de renovación política. Es joven y activo", sintetizó el vocero.

En el mestrismo quieren que Aguad reconozca el liderazgo provincial del senador electo y hasta se habla de reflotar la idea de una alianza con Luis Juez para 2011. El razonamiento es el siguiente: si el peronismo se unifica y se suman los votos de la última elección de la lista del PJ y la del kirchnerismo, ni radicales ni el Frente Cívico están en condiciones de ganarle. Con un ingrediente: si José Manuel de la Sota es el candidato, la elección podría polarizarse con Juez y volver a dejar a la UCR tercera.

En este punto, se abre un abanico de posibilidades y, entre ellas, podría darse un acercamiento del mestrismo a la posición de Mario Negri (defensor a ultranza del acuerdo con Juez) .

Algunos creen que es una maniobra del mestrismo para acotar los márgenes de acción de Aguad, que descuenta que será candidato a gobernador.

Provincia y Capital. El 28 de junio pasado los radicales de Córdoba se toparon con la victoria electoral en el tramo de Diputados y un segundo puesto en Senadores.

Aguad y Mestre consiguieron así el espaldarazo que necesitaba el partido para resurgir luego de varios años de letargo. Aguad se ubicó como el dirigente en mejores condiciones para ser candidato a gobernador y Mestre como el postulante más atractivo para intendente de Córdoba.

Los desencuentros comenzaron a los pocos días cuando se empezó a tejer el acuerdo que culminó con la lista de unidad en el Comité Provincia.

Si bien sus voceros evitan hablar del tema, operadores políticos de ambos subrayan las diferencias que persisten entre ambos liderazgos.

La principal causa de los choques es, justamente, decidir quién de los dos va a tomar la posta de la conducción del partido.

Los militantes de Aguad tienen una receta salomónica de aquí a 2011: su líder debe hacerse cargo de la conducción del proceso provincial y Mestre del de la Capital. Pero los mestristas no cederán espacios en la construcción que vienen elaborando en el interior.

Para el presidente del Foro de Intendentes Radicales de Córdoba, Alberto Giménez, la representación territorial de los caciques del interior será la que incline la balanza para que Aguad tome la batuta del partido a nivel provincial.

"El foro pecha más que todos los grupos internos que son núcleos que basan su poder en la capital y no miran hacia el interior", sostuvo Giménez, quien mantiene reservas sobre la manera en que el partido resolvió la interna provincial.

"El candidato a gobernador es Aguad, su figura está instalada en la opinión pública y si él es el candidato los que lo vamos a respaldar somos los intendentes", aseveró.

Pero en la escena también asoma Negri, quien no oculta sus intenciones de volver a postularse para la Gobernación. Sus operadores aseguran que va a dar pelea por ocupar un lugar preponderante en la toma de decisiones del partido de aquí a 2011.

En el negrismo hablan de varios liderazgos en la UCR y descartan la idea de que la última elección haya posicionado sólo a Aguad y Mestre.

La búsqueda. En otro orden, el concejal capitalino Marcelo Cossar (mestrismo) advirtió que de no contar con liderazgos fuertes, el partido pasó a tener dos. "El radicalismo ganó en los dos segmentos y más que puja, tenemos la suerte de contar con dos candidatos", enfatizó el edil y agregó: "No va a haber gobernador radical sin un buen candidato a intendente de la capital, y viceversa".

Del otro lado, un referente de Aguad, apreció que hoy en el radicalismo cordobés coexisten dos liderazgos que no son absolutos. "Se complementan ya que no se afectan en sus proyecciones personales", dijo el dirigente que agregó: "Si tuviéramos uno sólo, sería más difícil resolver la candidatura que queda".

Entre flores y reproches

Sobre Mestre. Desde los dirigentes más cercanos a Oscar Aguad el mensaje sobre Ramón Mestre es uniforme. Se le reconoce su empuje en la construcción interna de la UCR| y el aporte de un aire joven al centenario partido.

Entre los reproches, hay cuestionamientos sobre la vehemencia en que Mestre encara las cuestiones internas y se le critica no mirar hacia los otros grupos de la UCR.

Sobre Aguad. Entre los mestristas, se ve en Aguad al mejor candidato a gobernador a partir del resultado del 28 de junio. Se destacan su trayectoria y el espíritu de trabajo demostrado en el Congreso.

En cambio, le reprochan su personalismo y el hecho de no tener una visión de los temas nacionales y provinciales desde lo partidario.

Comentá la nota