Agua y plazas para la Villa 31

Agua y plazas para la Villa 31
El plan está a consideración de los vecinos. Incluye una nueva red de agua, pavimento en la calle principal y dieciocho espacios públicos. También harán un censo después de Semana Santa. Los vecinos insisten con su plan de urbanización.
Cuando todavía no se cerró el conflicto por las edificaciones en altura en la Villa 31, de Retiro, el gobierno porteño decidió realizar allí las primeras tareas de urbanización, algunas de las cuales son reclamadas por los vecinos: instalará una red de agua potable en la Villa 31 bis, pondrá en valor un total de 18 espacios verdes, incluidas algunas canchas de fútbol y placitas con juegos y pavimentará la calle principal, que conduce a la capilla del padre Mugica, reveló a este diario una fuente del gobierno porteño. Lo curioso es que esas tareas no son encaradas por ninguno de los organismos del gobierno porteño encargados de las políticas públicas en las villas sino por el Ministerio de Ambiente y Espacio Público. Los vecinos de la Mesa por la Urbanización de la Villa consideraron que las obras son positivas para el barrio pero advierten que “está lejos del plan de urbanización que proponemos”, según dijo anoche a este diario Carlos Cuenca, uno de sus representantes.

Según reveló a Página/12 una fuente de Ambiente y Espacio Público, “en los primeros días de febrero comenzará a construirse la red de agua potable para la Villa 31 bis, que hoy se provee mediante camiones cisterna”. Sobre cuatro manzanas de ese barrio pesa desde hace casi un año un fallo judicial que obliga al gobierno de la ciudad a construir esa red. “El acuerdo con los vecinos incluye además la realización de un censo, después de Semana Santa”, adelantó la fuente.

Después del corte en la Autopista Illia que protagonizaron los vecinos de la Mesa por la Urbanización, se conformó una mesa de diálogo integrada por los ministros de Ambiente y Espacio Público, Juan Pablo Piccardo, y de Desarrollo Social, María Eugenia Vidal, más unos 33 representantes de distintos sectores de la villa. En la última reunión, el 7 de enero último, los delegados se llevaron un plano realizado por el arquitecto Juan Carlos Poli, a cargo de los proyectos especiales del Espacio Público, donde figuran los 18 espacios a mejorar y el trazado de la Calle 9, que será pavimentada. Los dibujos indican como quedarían algunos espacios: en algunos se proyectan bancos de plaza; en otros, juegos o canchas de fútbol.

“Los trabajos también incluyen la mejora en el alumbrado y una ampliación del Centro de Salud”, dijo el vocero consultado por este diario. “Si los vecinos están de acuerdo, los trabajos estarán en marcha en dos meses.”

La intervención de Piccardo en un área que no es de su competencia generó celos en otros ámbitos del macrismo. Es que la errática política habitacional del gobierno porteño derivó a la Corporación Buenos Aires Sur la responsabilidad por la construcción de viviendas en las villas del sur, creó la Unidad de Gestión de Infraestructura Social (UGIS) bajo la órbita del Ministerio de Desarrollo Económico para atender emergencias en infraestructura y vació de responsabilidad al Instituto de Vivienda. “Sabemos que el gobierno no tiene un plan de urbanización. Nosotros sí tenemos un plan, que fue elaborado por la UB, está en la Legislatura y es el que impulsamos”, afirmó Cuenca, uno de los referentes del barrio.

Comentá la nota