Agua para vender

Los diputados provinciales Jorge Galeano y Carlos Rovira presentaron a la Legislatura misionera un proyecto para crear una Sociedad del Estado que administre el Acuífero Guaraní. El proyecto otorgaría a la empresa Aguas Misioneras Sociedad del Estado la potestad de captación, envasado, distribución y comercialización de las aguas subterráneas del Acuífero Guaraní, de las superficiales y pluviales. El objetivo final es vender el recurso al "mundo", dice la iniciativa.
Los diputados provinciales Jorge Galeano y Carlos Rovira presentaron a la Legislatura misionera un proyecto para crear una Sociedad del Estado que administre el Acuífero Guaraní. La sociedad se llamaría Aguas Misioneras Sociedad del Estado y administraría también las aguas subterráneas, superficiales y pluviales.

El proyecto ingresó a la Cámara la semana pasada y expresa: "Asígnase a Aguas Misioneras Sociedad del Estado (AMSE) la captación, envasado, distribución y comercialización de las aguas subterráneas y del Sistema del Acuífero Guaraní y de las aguas superficiales y pluviales de dominio público provincial que no tengan por destino el abastecimiento del servicio de agua potable de la población".

La norma busca la potestad del Estado misionero sobre el agua dulce, con el objetivo de generar ingresos económicos que permitan encarar obras hidráulicas para la población, según la fundamentación del proyecto.

"El uso lucrativo del agua debe ser reservado a la Provincia al sólo efecto de asegurar recursos económicos que se vuelquen a la generación de un sistema de acceso al agua potable para toda la población. Ese uso será beneficioso en la medida que cumpla una rígida finalidad de obtener recursos que se reviertan hacia obras hidráulicas que beneficien a la comunidad", sostienen los legisladores.

El proyecto aclara que el objetivo no es reemplazar a Samsa u otras prestadoras de agua, sino que la idea es que la sociedad estatal se limite a tener un predio de donde pueda extraer agua subterránea, juntar agua de lluvia y sacar agua de arroyos.

El objetivo final es vender el recurso al "mundo", dice el proyecto.

El uso y venta al extranjero del agua dice la norma, "ni perjudica las múltiples acciones que vienen desarrollando los concesionarios del servicio público de aguas corrientes (que perciben sus beneficios por la prestación de ese servicio y no por el agua que distribuyen) ni diversos sectores de las comunidades locales que han emprendido obras a efectos de asegurar el acceso al agua potable a la población".

Una alianza polémica

Jorge Galeano es un dirigente político que durante toda la gestión de Carlos Rovira como gobernador de Misiones denunció públicamente hechos de corrupción, y defendió un sin fin de reclamos populares. Extrañamente, a partir del voto a favor de la presidencia de la Cámara para Rovira , bajó su tono de críticas.

En aquella tarde de diciembre del 2007, todos los medios independientes reflejaron que a la par del apoyo de Galeano, desde la Justicia se destrababa un pago de 5 millones y medio de pesos, de un juicio que Galeano siempre quiso cobrar al Estado.

A partir de ahí, Galeano paso a ser parte de los diputados que apoyaron todos los proyectos del actual presidente de Cámara.

Muy criticado por la sociedad, y por sus propios votantes, fue castigado en las últimas elecciones al ni siquiera poder alcanzar 2 por ciento de los votos.

El pasado viernes, su polémico "pase" o borocotización, se hizó visible y nadie puede ocultar que la alianza política con Rovira se sella definitivamente con este proyecto en común.

Comentá la nota