Agua Negra y Pascua Lama, foco del negocio alemán

La numerosa delegación de empresarios alemanes que vino a San Juan a ofrecer maquinaria a la industria minera se mostró interesada en el túnel de Agua Negra, en la mina bi­nacional Pascua Lama y en el futuro parque solar. Co­nocieron Gualcamayo.
El saludo protocolar que el grupo de empresarios alemanes le dio al gobernador Gio­­ja ayer, sirvió para que la comitiva que llegó a la provincia el martes se llevara un panorama claro de las posibilidades que tienen en San Juan para vender sus equipos y servicios. En realidad, la misión de este grupo de germánicos fue conocer el abanico de oportunidades tanto en el mercado minero como el de otros rubros tales como el de ingeniería, consultoría y de energías alternativas. Es por eso, que el mismo Gioja aprovechó para explicarles de qué se trata la obra del Túnel de Agua Negra y mencionarles los planes de instalar un parque solar. Antes, el secretario de Minería local, Felipe Saavedra, y los representantes de la Cámara Mi­nera les habían dado un pantallazo de la actividad minera sanjuanina. Por supuesto, lo que les impactó fue el megaproyecto binacional Pascua Lama de la canadiense Ba­rrick, que va camino a ponerse en marcha.

Igual, los empresarios pudieron conocer la mina jachallera Gualcamayo, que espera alcanzar su producción co­mercial en los próximos me­ses. “Estamos en San Juan porque la provincia contiene gran potencial mi­nero y minas en operación, queremos ver las necesidades para nuevos equipos, ampliaciones, modernización de ma­quinaria y, además, estamos muy interesados en proyectos que se están por realizar”, dijo Bodo Liesenfeld, presidente de la Junta Di­rectiva de Lateinamerika Ve­rein (LAV). La industria alemana proveedora de equipos para esta industria cubre el espectro de la minería a cielo abierto y subterránea, ésta última es la que tiene previsto encarar este año Yamana Gold en la mina norteña.

“La delegación nuestra viene con el fin de vender tecnología. No somos inversionistas para minería”, aclaró el vocero de los empresarios.

Agua Negra en la mira

Bodo, que estuvo acompañado de Peter Jochums, presidente honorario de VD­MA (Verband Deutscher Mas­chinen), asociación de productores alemanes de plantas y equipos para la minería, dijo que los alemanes poseen experiencia en tecnología pa­ra hacer túneles porque Eu­ropa es montañosa: “En este momento están haciendo un túnel en Suiza que tiene como 56 km de longitud, tienen tuneleras para hacer túneles de hasta 19 m de diámetro”, detalló Saavedra a­nunciando el interés de la co­mitiva en el túnel de Agua Negra. “Podemos cooperar en el sector de planeamiento y consultoría, hay equipo es­pecializado para a­yudar a hacer túneles”, señaló Bodo.

“El gobernador nos ha pedido información sobre compañías alemanas que pueden participar en licitaciones para esos proyectos de energías alternativas”, dijeron, ha­ciendo alusión al proyecto del parque solar. Según Jo­chums, la crisis internacional hizo bajar la venta de maquinarias. Los precios de los e­quipos bajaron y también la cartera de pedidos.

Línea eléctrica minera

Felipe Saavedra mantuvo ayer con las autoridades del EPRE un encuentro concerniente a la futura interconexión eléctrica Huaco-Valle Fértil. “Se ha constituido el comité que ma­neja el tema presidido por Rivera Prudencio, titular del organismo. Esta obra tiene que ver con la línea eléctrica de Gualcamayo y se trata de la Estación Transformadora en Huaco que se hará con fondos PIEDE. “Seguramente, desde el Gobierno provincial, los fondos que aporte van a provenir en parte de regalías y nos interesa desarrollar y llevar energía para los pequeños mineros de la zona”. El funcionario señaló que el aporte de la línea supone de US$ 12 a US$ 15 millones.

Agua Rica

El proyecto minero A­gua Rica recibió el OK de las autoridades catamarqueñas, per­­miso clave para a­rrancar la construcción. Yamana Gold h­a­bía anunciado que ponía al proyecto en stand by. La aprobación del Informe de Impacto Ambiental fue firmada ayer por el secretario de Mi­nería de Catamarca, Jo­sé Sinner.

Comentá la nota