Agua Negra: ahora trabajan en lo legal para hacer realidad el túnel.

Ayer los cancilleres de Argentina y Chile dieron un nuevo apoyo a la obra. Debe estudiarse lo jurídico.
Ayer, el Palacio San Martín de Cancillería Argentina fue testigo del primer encuentro de los ministros de Relaciones Exteriores de este país y de Chile, los que junto a autoridades de ambos países, avanzaron un paso más en las gestiones del túnel por Agua Negra y determinaron fechas próximas de trabajo conjunto para iniciar las tareas legales y jurídicas necesarias para la construcción del túnel. Todo esto, plasmado en un protocolo de intenciones.

Así las cosas, el megaproyecto de 14 kilómetros que implicará lisa y llanamente dinamitar la Cordillera de los Andes, fue ratificado por las jurisdicciones integrantes de la iniciativa, inclusive por el flamante canciller chileno, Mariano Fernández Amunátegui, quien se mostró dispuesto a darle celeridad al tema que a su criterio merece tratamiento urgente por su potencialidad económica y comercial (ver entrevista).

En el encuentro, los funcionarios acordaron la realización para fines de julio o principios de agosto de la II Reunión Binacional de Gabinete de Ministros, atento a que, según el documento que se redactó ayer, "los funcionarios coincidieron en que la dinámica de la integración nacional ha superado el marco jurídico vigente", por lo que se comprometieron a poner énfasis en las negociaciones para complementar el tratado actual.

"Hemos establecido un plan de trabajo, porque entre las interconexiones argentino-chilenas coincidimos en darle prioridad a Agua Negra, y agilizar los estudios técnicos, esto quedó claramente expresado. El tema jurídico se relaciona con que el paso no se puede concretar si no tiene un marco binacional y hay que concertar legislaciones y mecanismos para ello", explicó a este diario el canciller argentino, Jorge Taiana.

Según el ministro, en Argentina existen antecedentes de mecanismos que garanticen eficiencia y transparencia para un mejor funcionamiento del proyecto, desde comisiones mixtas hasta entes binacionales, y hay que evaluar la forma jurídica más pertinente que se vincule con la especificidad del paso.

Por su parte, el intendente de la IV Región, Ricardo Cifuentes, expresó: "esta reunión fue un paso fundamental para concretar el proyecto dentro de la revisión del tratado que se está haciendo, crear la instancia jurídica que nos permitirá licitar la obra cuando se terminen los estudios de ingeniería y factibilidades económicas. Además se le anexó un componente clave, la celeridad, para definir tiempos más precisos".

El chileno dijo que este protocolo de intenciones remarca los trabajos a concluir en el 2009, los que según el acuerdo, enumeran los estudios de tipo geológico en la traza del túnel, la ingeniería básica e impacto ambiental incluyendo la elaboración del pliego licitatorio para la construcción de la obra, los estudios de prefactibilidad y el mejoramiento de la Ruta 41 del país vecino.

Respecto a los tiempos, Taiana aclaró que aunque no hayan fechas precisas, "esta no es una decisión abstracta porque el Corredor Central necesita desarrollarse, y hay un pendiente de comercio que no se resuelve con el Paso de Cristo Redentor ni con el Pehuenche". José Luis Gioja se sumó a esta apreciación: "nunca hubo una reunión de este tipo, con los dos cancilleres; desde que se definieron los 13 pasos prioritarios esta es la primera vez que vemos concretos estudios técnicos y el delineamiento de próximos trabajos puntuales", manifestó el mandatario local.

En el encuentro también estuvieron presentes los embajadores Ginés González García (de Argentina en Chile) y Luis Maira Aguirre (de Chile y Argentina).

Comentá la nota