Agua que has de beber

La Ley no permite cortar el servicio de este vital elemento pero las empresas pueden disminuir la presión, asegurando al usuario un mínimo de cantidad para cubrir necesidades básicas.
La polémica desatada en nuestra ciudad debido a los avisos de pago que enviara a los morosos la empresa Aguas de Zárate, tiene un correlato con lo acontecido en la provincia de Buenos Aires hace algunos años atrás con Aguas Bonaerenses (ABSA) en diversas localidades donde prestaba el servicio

A mediados de 2007, ABASA intimó a morosos cercanos a la ciudad de La Plata y ante la falta de cumplimiento reiterado les restringió el servicio colocando, lo que denominaron "cepos" que sólo permitían el paso ínfimo de agua hacia las cañerías de las viviendas.

Sin embargo, antes de dicha medida, la empresa de la provincia de Buenos Aires, había tenido la poca feliz iniciativa en el 2004 cuando había cortado totalmente el servicio a los usuarios que no estaban al día.

Eso generó un antecedente judicial el que se conoció como el caso "Urriza", ya que fue precisamente la bonaerense María Teresa Urriza quien le ganó una batalla en la Justicia a la empresa ABSA, la que tuvo que restituirle el servicio.

La tarea que se realiza desde las empresas proveedoras de agua y mantenimiento de la red cloacal, consiste en que antes de realizar el corte del servicio "se envían dos avisos de advertencia y después el anuncio del corte".

Aseguran que de todos modos, nunca se corta el servicio en forma total, sino que la empresa le garantiza la provisión mínima y vital.

Tal como expresaron desde Aguas de Zárate, "la interrupción del servicio resultaría lógica al igual que lo que ocurre con el resto de los servicios: gas, luz y teléfono. Cuando el usuario ingresa en mora, el resto de las concesiona-rias interrumpen la provisión total del servicio, aunque nosotros no tenemos la posibilidad de cortarlo en forma total porque no lo permite la ley. Lo que hay es, en algunos casos, un procedimiento de reducción del suministro que garantiza un abastecimiento mínimo".

El procedimiento no incluye, por ejemplo, el retiro del medidor, en los casos en que éste exista.

Igualmente señalan que "aquel usuario que no cumple con el pago de la factura recibe varias advertencias antes de recibir la interrupción del servicio normal", y aún en nuestra ciudad esto no ha ocurrido.

La alta incobrabilidad del servicio en Aguas de Zárate (llega al 50%) ha generado el masivo envío de intimaciones a morosos, los cuales aunque en un bajo promedio resultan ser comercios, incluso dedicados al usufructo a través del agua, como el caso de lavaderos de autos.

El 90% de los reclamos de la empresa local apuntan a usuarios residenciales, tal como lo explicaron sus autoridades.

Comentá la nota