El agua no baja y muchos son los barrios que siguen en emergencia

Las nuevas precipitaciones de ayer generaron conflicto en varios puntos de la ciudad. Vecinos cortaron calles y ruta en varios puntos de Capital. Familias se niegan a abandonar sus hogares que permanecen sumergidos.
Las nuevas precipitaciones que cayeron ayer en la capital correntina complicaron aún más el panorama crítico que se vive en varios barrios, con 3.000 personas evacuadas en 13 centros de contención ubicados en escuelas, comedores, iglesias y polideportivos.

La situación generó el malestar de vecinos en varios sectores, entre ellos en el acceso al barrio Ponce y en la intersección de Maipú y Alta Gracia, donde grupos de personas decidieron cortar el tránsito vehicular como medida de fuerza, solicitando la urgente acción municipal de limpieza y desagote de las lagunas formadas por el taponamiento de cunetas y bocas de tormenta.

El corte de la ruta Nº5, frente al Ponce, se produjo alrededor de las 11 por unas horas, hasta que personal de Defensa Civil provincial se acercó al lugar y brindó contención a las familias solicitando depongan la medida. En el lugar se realizó un relevamiento de la cantidad de personas afectadas y se les entregó colchones y alimentos. Luego de varios minutos de diálogo dispusieron la medida pero aseguraron estar pasando por un momento sumamente crítico y se negaron a dejar sus hogares por el temor a los robos.

En diálogo con "época", la directora de Defensa Civil de la provincia, Pabla Servín, aseguró que "la situación es crítica ya que todos los barrios vulnerables, ubicados en zonas bajas, están en la misma situación con el agua acumulada".

Por otra parte, en la zona de acceso al barrio Doctor Montaña también ayer, en horas de la tarde, el sector se convirtió en una zona de inminente peligro, ya que el cause del puente allí ubicado, al cierre de esta edición, mostraba signos de estar a punto de desbordar. Según datos suministrados por el Municipio respecto de la cantidad de agua caída sobre la capital correntina, los más de 60 milímetros de ayer suman un total de casi 600 en todo el mes de noviembre. Las dos últimas tormentas cayeron en menos de 48 horas de diferencia entre una y otra, con intensas lluvias, lo que provocó el colapso de los sistemas de desagüe.

Evacuados sin agua en escuelas

La situación de los evacuados en los diferentes centros de contención frente a la persistente inestabilidad climática, es cada día más complicada. En algunas escuelas el agua potable y la energía eléctrica brilló por su ausencia, a la vez que se suscitaron incidentes y debió intervenir la Policía en varias oportunidades.

Cansados por la situación de no poder volver a sus hogares, sumado a la preocupación por las pérdidas, en la búsqueda de obtener colchones, algunas familias se trenzaron en discusión y golpes. Uno de los lugares de mayor conflicto fue la Escuela Nº345, del barrio Laguna Seca, donde los evacuados solicitaron agua potable, leche, pañales y frazadas para las casi 500 personas que seguirán hasta hoy alojadas en el establecimiento.

Comentá la nota