El agua aumentaría recién en marzo de 2010

Una vez que el Ersep apruebe la constitución de la Mesa Tarifaria, la misma tendrá 90 días para expedirse. A eso debe sumarse la realización de una audiencia pública, la firma del decreto y la publicación del mismo.

El aumento del servicio de agua potable, si termina siendo aprobado, recién comenzaría a sentirse en marzo del año próximo, teniendo en cuenta los plazos legales que están previstos en el contrato de concesión firmado por Aguas Cordobesas y el gobierno provincial.

Cabe recordar que la firma del Grupo Roggio presentó el viernes pasado el pedido de constitución de la Mesa de Estudios Tarifarios y Precios, teniendo en cuenta que el anterior pedido de apertura de este espacio de discusión había sido formulado en marzo del corriente año.

Si bien el último aumento del 11,23 por ciento comenzó a aplicarse en la facturación de octubre, el contrato de concesión deja en claro que Aguas Cordobesas puede solicitar la apertura de la Mesa cuando el aumento de los costos operativos haya superado el ocho por ciento, o bien, cuando ya hayan pasado seis meses desde el último pedido. Esta última prerrogativa es la que utilizó la empresa para pedir la actualización. En rigor, la última suba otorgada correspondió al atraso del segundo semestre de 2008, mientras que lo que se busca discutir ahora es la variación del primer semestre del corriente año.

En este contexto, fuentes del Ersep admitieron a LA MAÑANA que es muy difícil que no se haga lugar a la solicitud de la concesionaria. Si bien el organismo contralor tiene la facultad de negar el pedido, la realidad es que no tiene demasiados argumentos para hacerlo, porque está demostrado que ya pasaron casi nueve meses desde la anterior solicitud.

La decisión se tomaría entre hoy y mañana, y luego, la Mesa, conformada por un integrante del Ersep, uno de la Provincia, uno de la Fiscalía de Estado y dos de la empresa, tendrá 90 días, que corren a partir de la fecha del pedido, para tomar una decisión. La misma consiste, básicamente, en avalar o no un nuevo aumento del agua y sugerir el porcentaje del mismo, para que luego sea el gobierno provincial el que tome la determinación final.

No obstante, debe tenerse en cuenta que, previo a la firma del decreto, debe realizarse una audiencia pública cuyos resultados son elevados por el Ersep ante el poder concedente para que éste eventualmente los tenga en cuenta a la hora de tomar la decisión. Asimismo, una vez firmado el decreto, la suba no rige hasta que el mismo no sale publicado en el Boletín oficial, lo que puede dilatar aún más los tiempos.

Desde este punto de vista, resulta prácticamente improbable que el incremento se habilite en menos de 120 días, por lo que recién llegaría a los hogares de la capital cordobesa con la facturación de marzo.

Un antecedente al respecto es lo ocurrido en el último aumento, pedido en marzo, pero autorizado recién en setiembre. Si bien en esa circunstancia hubo una extensión no común de los plazos en las negociaciones, aún si los mismos se hubieran respetado, el alza hubiera tardado seis meses en aprobarse.

Comentá la nota