Agrupaciones LGTB apoyan el modelo K

Agrupaciones LGTB apoyan el modelo K
Con críticas al "individualismo" gay, armaron un frente "nacional y popular" para pelear -dicen- desde una perspectiva política y social.
A cinco días de enfrentarse a las urnas, el oficialismo obtuvo el respaldo de un grupo de organizaciones políticas LGTB. Con críticas al "integracionismo individualista" y apego "neoliberal" de otras asociaciones del colectivo gay y algunos "justos reparos" a los gobiernos de Néstor y Cristina, el flamante Frente Nacional y Popular de la Diversidad Sexual (FNyPDS) llamó a "profundizar los avances sociales, políticos y culturales" que le atribuyen al kirchnerismo. Lo hacen, dicen, en defensa del "modelo" y de los "putos de barrio y las travestis de silicona barata" que siguen en la pobreza y el desamparo.

"Apostamos a que en el futuro no vivamos en las condiciones que lo hacemos en el presente", dice Marlene Wayar, directora de El teje –la primera revista hecha por personas travestis y transexuales- y líder de Futuro Transgenérico. Una apuesta que nace en el pasado, cuando Cristina Kirchner, según cuenta esta activista, "nos nombra en un discurso en Plaza de Mayo, abriendo una chance de visibilidad hacia quienes no somos una identidad posible". Wayar se refiere al acto que encabezó la Presidente en abril de 2008, en plena guerra gaucha, en el que fustigó al periodista y artista Hermenegildo Sábat y contrapuso la falta de actuación de la Justicia ante los cortes de ruta del campo y el hostigamiento judicial que recibieron las trans luego de su marcha contra la Legislatura porteña en 2006.

Diversia, otra de las organizaciones que integran el FNyPDS, también se acercó al kirchnerismo poco después de que el conflicto agropecuario alcanzara su pico de máxima tensión en la madrugada "no positiva" de Cleto Cobos. "Somos hijos del conflicto con el campo", señala uno de sus integrantes, Hernán Pascua, quien no duda en calificar al vice -con ironía- como "un bisexual, un indefinido" por voltear la resolución 125.

Tanto Futuro Transgenérico como Diversia –junto a Jóvenes por la Diversidad y la Secretaría de la Diversidad Sexual de la Asociación del Personal No Docente de la UBA- se sumaron a la propuesta que les hizo Putos Peronistas, la organización de militantes justicialistas LGTB que tiene base en La Matanza y ahora se está extendiendo a Capital Federal.

"Estamos convencidos que un proyecto de centroizquierda, que hoy encarna Kirchner pero va más allá de él, es el que va a amparar nuestros derechos. Nada surgirá de la derecha expresada por Mauricio Macri y Francisco De Narváez", dice Victoria Aspera, integrante de Putos Peronistas. Para Emiliano, otro miembro de esta agrupación, "las personas están atravesadas por un montón de identidades, no sólo las sexuales. Nosotros buscamos que se reconozca nuestra diversidad en tanto trabajadores".

Desde el Senado, donde hizo su salida del closet a la vida política, el FNyPDS se propuso pelear al interior del kirchnerismo y de otras fuerzas progresistas por:

* poner en agenda la problemática social de la prostitución, que sumerge en la explotación a los travestis;

* "ampliar la voz de la disidencia sexual" más allá de la perspectiva del "profesional o del ricachón urbanos"; y

* "subvertir" (sic) a la escuela, considerada como la principal formadora de la "ciudadanía héterosexista"

¿Pero cuánto apoyo tienen esas propuestas dentro del oficialismo, sobre todo en la provincia de Buenos Aires, donde el andamiaje electoral está sostenido por los barones del conurbano, muchos de los cuales distan de ser gayfriendlies?

En ese punto, las voces comienzan a ser disonantes. Pese a que reconoce que hubo "avances" durante la era K, como el apoyo oficial que recibe la Cooperativa de Trabajo trans "Nadie Echazú" y la aceptación de la identidad de género en las escuelas bonaerenses, Wayar considera que la derogación de los edictos policiales y la reforma de la Policía -"Nuestro mayor proxeneta son las comisarías de pueblo", dice- son dos de las deudas más grandes del oficialismo.

La líder de Futuro Transgenérico sabe que una de las la mayores batallas para lograrlo será contra los intendentes que buscan amasar alimentando las colectoras de Néstor Kirchner y de Francisco De Nárvaez. "Son tiburones capaces de nadar en diferentes aguas. En la medida que no podemos romper las mafias, sí podemos irlas corriendo de a poco", dice Wayar. Y agrega: "Será un proceso de limpieza general que necesita de todos y de todas nosotras. Cristina busca cambiar los códigos mafiosos de la política".

Pascua, de Diversia, admite que las propuestas del Frente no lograron permear todavía la plataforma electoral del Frente para la Victoria."Hay que cambiar muchas mentes. A medida que te alejás de la General Paz se derechiza el pensamiento", advierte. Sin embargo, se muestra optimista: "Vamos a encontrar piedas en nuestro camino, pero estamos dispuestas a removerlas".

¿El kirchnerismo dará, en el futuro, las leyes progresistas que no dio en estos seis años de mayoría holgada en el Congreso Nacional? "Hubiese sido ilusorio pedirle a Kirchner, en el infierno de 2003, leyes de identidad de género, de matrimonio y adopción gays. Yo en esa época quería tener trabajo; no casarme", responde Pascua.

En tanto, Aspera, de Putos Peronistas, asegura que las demandas del colectivo GLTB ya fueron adoptadas por el oficialismo. Y califica como "prueba" de eso a la ley de educación sexual; la presencia de la titular del INADI, María José Lubertino, en las listas K; el otorgamiento de una pensión a un viudo gay por parte del ANSES; y el apoyo de Aníbal Fernández a los proyectos de leyes mencionados.

"Las maricas que estamos en la pobreza e indigencia no tenemos las mismas posibilidades que la clase gay blanca y titulada. Por una cuestión de imagen de clase y condición social, no nos queda más que el grito para dar pelea. A este proyecto le exigimos más de lo que dio, pero de ningún modo aceptaremos que nos hagan retroceder", dice Wayar.

Comentá la nota