Agrupación de afiliados al PJ pidió que se refloten las unidades básicas

Un grupo de afiliados del Partido Justicialista, conformaron la "Agrupación 17 de Noviembre – El Militante" quienes han presentado al Presidente del Congreso del Partido Justicialista, Walter Godo, el pedido de que se restauren en la carta orgánica del PJ, las unidades básicas, las que habían sido derogadas por ese Congreso en abril de 2005.
"Nosotros consideramos que la unidad básica es el medio fundamental de expresión del militante y de dar democracia en nuestro partido.

Además es la esencia del peronismo y donde los militantes recurren en busca de soluciones, donde expresen libremente su parecer, y a su vez les da la posibilidad de proceder a la elección de líderes", fundamentó sobre el tema Ramón Oscar Soriano, uno de los apoderados organizadores de la agrupación.

Bien común

y democracia

"Decimos que el bien común es el principio y el fin de la política. La misma no es para nosotros un fin, sino sólo un medio para el bien de la Patria, que es la felicidad de sus hijos y la grandeza nacional.

Por eso, los medios deben ser adecuados a los fines, en toda política que busque la construcción de una sociedad plenamente humana, si los medios no son adecuados a los fines, la sociedad que se construirá será en contra del hombre", comentó Soriano.

"Quienes sientan la ciudadanía como una urgencia vocacional y no como actividad lucrativa deben desempeñar la actividad pública, porque así la cumplirán como una función pública de sacrificios.

El orden social de un político es encontrar el principio de ordenar su vida social, cuyo fin debe ser siempre el bien común. Además, el poder, es una herramienta de la democracia es propiedad del pueblo, el cual lo pone en manos de personas y/o partidos para que lo utilicen en lo que el pueblo les delegó en base a su propuesta de Gobierno, en la campaña eleccionaria y que debe ser realizada en el tiempo que dure su mandato", consideró.

"La democracia es sobre todo un sistema de responsabilidades y obligaciones.

El protagonismo ciudadano es un deber y un requisito, pero para que haya democracia, los partidos políticos deben ser democráticos, y permitir la mayor participación de afiliados y permitir la aparición de futuros líderes", agregó.

Crisis de

representatividad

"La crisis de representatividad que se ha originado en estos últimos años, ha ocasionado que los representantes de los partidos políticos hayan dejado de cumplir con su representación, y su única tarea pasó a ser mediadora entre la sociedad y el gobierno de turno.

Siendo reducida a generar consenso social para imponer las medidas del gobierno. Por eso consideramos necesario volver a las elecciones internas, las que posibilitarán la participación de quienes sientan la vocación de trabajar para el bien común", remarcó.

"A los efectos democráticos, la mayor participación del pueblo, evita la creación de una elite permanente en el poder partidario, debido a que la movilidad trae una buena oxigenación en materia de conducción que en las últimas décadas los partidos políticos han sufrido un fuerte desprestigio social en gran medida por ser parte y fomentar un juego político poco competitivo, transparente y especialmente poco ético.

A pesar de tales prácticas, la profundización y consolidación de la democracia representativa depende de la responsabilidad y voluntad de los partidos políticos por ser los mismos actores indispensables del régimen democrático", finalizó.

Comentá la nota