Agropartes: más de 300 talleres en crisis

Agropartes: más de 300 talleres en crisis
La caída en las ventas de máquinas agrícolas derrumbó 80% la actividad en los proveedores. Hay 3.000 operarios afectados.
En el sudeste provincial, una de las zonas agrícolas más productivas del país, los vendedores de equipos para el agro miran ansiosos sus celulares. Y cada vez que suenan, esperan que sea un productor o contratista interesado en renovar sus equipos.

Lo mismo ocurre con los talleres proveedores de piezas y agropartes, cuyos dueños esperan casi con desesperación la llamada de las fábricas para encargarles trabajo. Pero no llaman los productores y, por lo tanto, tampoco las empresas a sus proveedores.

Así de simple y dramático es lo que ocurre en el sector de maquinaria agrícola, en el que a los talleres satélite les toca la peor parte. "Los pedidos son prácticamente nulos y agarramos cualquier trabajo que esté dando vuelta. Los talleres colegas relacionados con agropartes están parados", aseguró Gustavo Beluccini, de Metalúrgica Torcem, ubicada en Marcos Juárez.

Ese parate, conjugado con las bajas expectativas y una cadena de pagos cada vez más dilatada, se está comiendo a pasos agigantados la dinámica económica de la región.

"Antes de la resolución 125 (retenciones móviles) teníamos un muy buen ritmo de trabajo. De hecho, fueron nuestros mejores años. Ahora estoy analizando un procedimiento de crisis porque no puedo ni siquiera hacer los aportes patronales. Saqué un crédito para un galpón en el Parque Industrial que tengo que empezar a pagar en junio. No sé qué voy a hacer", reconoció angustiado Daniel Tittarelli, propietario de un pequeño taller que también está ubicado en Marcos Juárez.

Desprotegido. "Es el sector más desprotegido y más castigado en este momento. La preocupación es muy seria", reconoció el secretario adjunto de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), Rubén Urbano.

Aunque no hay números oficiales, empresarios y sindicalistas calculan que en la provincia hay más de 300 talleres pequeños que experimentan una situación comprometida. En total, se estima que emplean a tres mil personas.

"Día a día la situación se vuelve más crítica. El parate es cada vez mayor y se trata de aguantar para no despedir gente, porque en localidades pequeñas el costo social es muy fuerte", indicó Guillermo Corsi, de la Cámara de Industriales Metalúrgicos de Marcos Juárez.

El sector sufre el impacto de una doble crisis: la internacional, que golpeó a la metalmecánica, y la interna, derivada del conflicto entre el Gobierno y el campo. Y aunque en la Secretaría de Trabajo provincial se advierte un amesetamiento en las presentaciones de los procedimientos preventivos de crisis, Corsi afirma que la mayoría de los talleres, que emplean entre cinco y 10 personas en promedio, ha llegado a acuerdos informales con sus operarios.

"El nivel de actividad está alrededor del 20 por ciento y, si tenían cinco empleados, hoy sólo ocupan a dos", agregó el dirigente. Gustavo del Boca, de Establecimientos Metalúrgicos Oncativo (tiene 100 empleados) afirmó que el mercado de reposición está frenado. "La facturación cayó 50 por ciento y estamos trabajando un 70 a 80 por ciento por debajo del año pasado", dijo.

En el sector creen que la situación no va a cambiar este semestre. "Hasta después del 28 de junio todo seguirá igual", señaló Francisco Argüello, de la delegación Bell Ville de la UOM, al hacer referencia a la bisagra que representan las próximas elecciones legislativas.

Comentá la nota