El agro volvió a juntarse y arrecian las críticas al PE

Los dirigentes de la Mesa de Enlace ponderaron los alcances de la convocatoria que se realizó en el coqueto barrio de Palermo.
Los dirigentes de la Mesa de Enlace repitieron ante los medios de prensa que el acto llevado a cabo ayer, noconstituyó ningún tipo de protesta. De todos modos, la concentración organizada por las entidades agropecuarias, en el barrio porteño de Palermo, terminó con duras críticas al gobierno que conduce Cristina Fernández de Kirchner, al tiempo de convertirse en el marco ideal para que el campo renovara los reclamos por los que mantiene una férrea oposición al kirchnerismo.

"Este gobierno no ama a los pobres sino que ama a la pobreza para servirse de sus proyectos electorales", sosturo Hugo Biolcati, presidente de la Sociedad Rural (SRA) en uno de los más contundentes discursos que dieron los dirigentes rurales antes las más de 10 mil personas que se dieron cita en Palermo (los organizadores hablaron de entre 35.000 y 40.000 manifestantes).

"Este proceso de concentración de la economía está destruyendo al sector rural", aseguró Biolcati, quien también se lamentó de que la próxima será "la peor cosecha de trigo en 110 años" y direccionó sus dardos contra el gobernador Daniel Scioli por su presunta falta de independencia respecto al ejecutivo nacional; "No debería descabezar a la policía, deberían descabezar a la Gobernación", añadió.

Mientras tanto, el presidente de Confederaciones Rurales (CRA), Mario Llambías, acusó a "la intervención dañina de un Estado corrupto" de llevar "a la destrucción del campo". El titular de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi, sostuvo que "el campo sigue reclamando porque sigue estando mal".

El máximo referente de CONINAGRO, Carlos Garetto, se mostró optimista de cara a "la nueva etapa institucional que se abre hoy en el país para encontrar políticas de Estado que permitan alcanzar el desarrollo económico y social".

La convocatoria al Rosedal, traía consigo la idea de incluir en la agenda política del año que viene, no sólo los reclamos pendientes, sino además la defensa de la república, las instituciones, el federalismo, el trabajo y la seguridad". Con ese ambicioso objetivo, impreso en un afiche que ayer apareció pegado por todo Buenos Aires, el bloque rural intenta seducir a la población urbana para que se sumara a la manifestación

Comentá la nota