El agro se prepara para volver a la protesta en enero

Volverán las asambleas de productores en las rutas; durísimo comunicado de las entidades
Ruralistas con fama de duros tuvieron que ir a calmar en Entre Ríos a centenares de productores que salieron a las rutas pocas horas después de los anuncios del Gobierno. "Pasemos la Navidad en paz y en enero arrancamos", fue el mensaje que hasta el mismo Alfredo De Angeli, al que nadie calificaría de componedor, llevó a los chacareros. En el mismo plan, Luis Miguel Etchevehere, otro entrerriano pero de la Sociedad Rural, recorrió varios kilómetros por el sur de la provincia.

En otras regiones de la pampa húmeda, donde sobre la mitad de la tierra cultivable crece la soja que se cosechará entre marzo y mayo próximos, el fuerte enojo de los productores agropecuarios tras el discurso de la presidenta Cristina Kirchner sorprendió por su intensidad a los dirigentes del campo, que esperaban pasar los dos primeros meses del año en relativa tranquilidad y dedicados a la inclusión de ruralistas en las listas que irán a elecciones en octubre.

Ahora, los tiempos parecen haberse acelerado y las filiales de las cuatro entidades ya preparan movilizaciones para la primera semana de enero. La Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap) hará dos asambleas por semana; el lunes 5 de enero, De Angeli liderará una asamblea en Gualeguaychú (ver aparte), y productores de Santa Fe y Córdoba harán lo mismo.

Como en lo peor del conflicto por las retenciones móviles, los presidentes de la Sociedad Rural, Federación Agraria, Coninagro y Confederaciones Rurales esperarán que las asambleas de productores den los primeros pasos y luego buscarán encauzar esos reclamos y darles forma de protesta orgánica. Por eso, la Comisión de Enlace se reunirá nuevamente en la primera semana del año y no en febrero, como confiaban sus integrantes.

Es que, así como en el Gobierno los duros lograron frenar la baja de las retenciones a la soja y el girasol que el mismo secretario de Agricultura, Carlos Cheppi, venía impulsando desde hacía semanas, en el campo, los duros impulsan una vuelta a las rutas, que podría generalizarse antes de que comience la cosecha gruesa.

"Hubiese sido mejor que no anunciaran nada", se lamentó un ruralista, que pensaba tomarse un par semanas de vacaciones tras el año más agitado del gremialismo agropecuario y que ahora puso el descanso en suspenso. En el campo, el malestar es tal que la Comisión de Enlace tuvo que emitir ayer por la tarde -más de 24 horas después de los anuncios- un comunicado durísimo sobre las medidas detalladas por la Presidenta.

"Con la puesta en escena de ayer [por anteayer] se reiteraron viejos anuncios con el único propósito de que la sociedad crea que a este Gobierno le preocupa el campo. Digámoslo de una vez por todas: a este Gobierno no le interesan el sector agropecuario ni los millones de familias argentinas que viven de él. Y lo demuestra día a día", afirmaron en ese comunicado los presidentes de las cuatro entidades, que no fueron invitados al acto en el que se anunciaron las medidas. Ayer se supo que los gauchos que sí estuvieron en Olivos serían reseros del Mercado de Liniers, un ámbito que estuvo intervenido de hecho por el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, durante varios meses.

Advertencia

En el texto del comunicado, la Comisión de Enlace advierte expresamente que si el Gobierno no retoma el diálogo interrumpido tras el rechazo del Congreso a las retenciones móviles se estará "prolongando un conflicto innecesario, que ya nos costó demasiado a todos los argentinos". Como si hubiesen necesitado varias horas para analizar los anuncios y medir su alcance, las entidades se detuvieron a cuestionar cada una de las medidas. Sólo rescataron la baja del 50% en las retenciones a las exportaciones de frutas y hortalizas, pero advirtieron que otras economías regionales fueron "inexplicablemente" ignoradas.

Sostienen que la baja de retenciones anunciada representa sólo US$ 106 millones en un aporte global superior a los US$ 6150 millones que el sector aporta en concepto de retenciones. Para el agro, "la segmentación atada a un eventual aumento de la productividad, en las actuales condiciones, es sencillamente ciencia ficción" y en el caso de los feed lots para los terneros de tambo "lo intrincado del sistema propuesto genera serias dudas respecto de la capacidad del Estado para su puesta en práctica".

Se oficializó la rebaja de retenciones

* Finalmente, el Gobierno publicó ayer en el Boletín Oficial las resoluciones que disponen las rebajas de cinco puntos porcentuales en los derechos de exportación del trigo y del maíz, que habían sido anunciadas el 4 de este mes, pero nunca habían entrado en vigor. Según las resoluciones conjuntas 26 y 28, el trigo pasa a tributar el 23% y el maíz, 20 por ciento. A su vez, se dispuso la rebaja de los derivados de ambos productos, entre los que se destaca la harina de trigo que pasará a tributar el 13%. Curiosamente, la presidenta Cristina Kirchner no hizo mención a esa reducción que apunta al agregado de valor del trigo y favorece a la industria molinera argentina.

Comentá la nota