El agro y la industria entraron al Monotributo con un tope de $ 300.000

 El agro y la industria entraron al Monotributo con un tope de $ 300.000
El Gobierno reglamentó la Ley del Monotributo y llenó huecos de la norma. En un decreto incluyó a la locación de obras con un tope de $ 200.000. Construcción tendría el mismo techo
El Gobierno reglamentó la nueva ley del Monotributo y aclaró que la categoría máxima para el agro y la industria será de $ 300.000, al equipararlos con la venta de cosas muebles.

En el decreto 1/2010, publicado ayer en el Boletín Oficial, se incorpora, asimismo, dentro de las locaciones de muebles, inmuebles y de servicios a la locación de obra –que había quedado fuera de la ley– dentro del tope de $ 200.000.

Además, la AFIP reglamentó ayer mismo ese decreto con la resolución 2746, que aclaró que "la actividad de fabricación tendrá el tratamiento previsto para las ventas de cosas muebles".

Sin embargo, aún no está clarificado, explicó Flavia Melzi, secretaria del Consejo Profesional de Ciencias Económicas porteño, si algunas actividades que en el nomenclador aparecen como "industrias", como la construcción y el turismo, entrarán en el Monotributo, no como venta de cosas muebles sino como servicios, con un tope de $ 200.000.

En tal sentido, Melzi también exigió que en esa reglamentación se aclare el artículo 20 de la ley sobre exclusiones, porque –consideró– no se sabe qué ocurre entre la categoría I y la J, donde al pasar de una a otra por el monto de facturación, se exige al monotributista que empiece a tener un empleado.

El capitulo I del decreto define la condición de pequeño contribuyente, y los diversos parámetros establecidos en la ley.

Se dispone, asimismo, el reintegro del importe equivalente al impuesto integrado mensual, a aquellos contribuyentes que hubieren cumplido en tiempo y forma con el pago de las cotizaciones durante un año.

La resolución aclara que ese reintegro e efectuará en marzo y se otorgará únicamente a aquellos contribuyentes que hayan efectuado sus pagos mediante débito directo en cuenta bancaria o débito automático mediante la utilización de tarjeta de crédito. El respectivo importe será acreditado automáticamente en la cuenta adherida al servicio o en la correspondiente a la tarjeta de crédito.

El capítulo II se refiere al Régimen de Inclusión Social y Promoción del Trabajo Independiente, delegándose en la AFIP la determinación del nomenclador con los códigos de actividades susceptibles de ser encuadradas en el mismo.

El capitulo III se refiere a los Sujetos Inscriptos en el Registro Nacional de Efectores de Desarrollo Local y Economía Social, facultándose al Ministerio de Desarrollo Social y a la AFIP, en el marco de sus respectivas competencias, a dictar las normas operativas que resulten necesarias.

El capitulo IV trata el Régimen Especial de los recursos de la seguridad social para los pequeños contribuyentes, reglamentando diversos aspectos de las cotizaciones provisionales fijas, las prestaciones previsionales y del sistema nacional del seguro de salud, facultando a AFIP, a la Secretaria de Seguridad Social y a la Superintendencia de Servicios de Salud, en función de sus competencias, al dictado de la normativa reglamentaria y operativa que corresponda.

Un anexo sobre las obras sociales marca las exclusiones al fijar en 3 meses el plazo para acceder a internaciones y remedios oncológicos y en 6 meses a los tratamientos regulados por la Administración de Prácticas Especiales (APE).

Por último, en los capítulos V y VI se faculta a la AFIP a implementar el régimen de retención establecido en la ley relativo a los Asociados a Cooperativas de Trabajo y a implementar todas las medidas necesarias para recategorizar a los pequeños contribuyentes.

Las disposiciones del decreto entran en vigencia a partir del día de su publicación y resultan de aplicación a partir del 1º de enero de 2010.

Comentá la nota