El agro, disconforme a pesar del diálogo

El reclamo de la Mesa de Enlace encontró poco eco en las autoridades del gobierno; aquélla reiteró la aplicación de medidas, como compensaciones a ganaderos y tamberos.
El ministro del Interior, Florencio Randazzo, ratificó la decisión del Gobierno nacional de mantener la retención del 35 por ciento que rige para las exportaciones de soja, al tiempo que recalcó "la voluntad política" de seguir adelante en el diálogo con los dirigentes de las entidades agropecuarias.

"Nosotros vamos a hacer todas las reuniones que sean necesarias, pero no vamos a aceptar la extorsión de parte de un sector, muy poderoso, que quiere quedarse con unos fondos, en desmedro de los más débiles, de los que menos tienen", dijo Randazzo durante una conferencia de prensa brindada junto con la ministra de Producción, Débora Giorgi.

Randazzo, Giorgi y el secretario de Agricultura, Carlos Cheppi, mantuvieron ayer la quinta reunión en lo que va del último mes y medio con los integrantes de la Comisión de Enlace. La reunión, que se llevó a cabo en la oficina de la ministra, se extendió por espacio de una hora y media, entre las 14.30 y las 16. Ese encuentro, además, fue el primero que las autoridades y los dirigentes del campo mantienen, tras el paro de siete días llevado adelante la semana pasada por las entidades en contra de la decisión del Gobierno de coparticipar con las provincias y los municipios los ingresos por retenciones a la soja.

Durante el encuentro, los funcionarios y los ruralistas hicieron un repaso de las medidas que están en marcha, y las que a partir de hoy se implementarán, como la compensación a quienes perdieron su ganado por efecto de la sequía, y el pago de 10 centavos por litro a los tamberos que producen menos de 3.000 litros diarios.

Las entidades del campo, en una conferencia de prensa brindada en la sede de la Sociedad Rural Argentina, ratificaron la decisión de seguir por "la vía legislativa" la modificación de las retenciones a la soja y criticaron la "falta de soluciones" de parte del Gobierno a los problemas "concretos" que atraviesan los productores.

Giorgi, por su parte, destacó que sólo en ayuda por la sequía el Gobierno destinó 2.000 millones de pesos, "lo que muestra a la clara la voluntad política" del PEN para resolver el problema.

"Estamos muy conscientes", de lo que le pasa al campo, subrayó la ministra.

Las palabras de Giorgi salieron al cruce de los dichos de algunos dirigentes rurales, como Pablo Orsolini, de la Federación Agraria Argentina, quien al término de la reunión dijo que los funcionarios "no han tomado real conciencia de la gravedad" de la situación que atraviesan los productores.

Randazzo, ante una consulta de la prensa, dijo que "la voluntad política del Gobierno está, y después de siete paros consecutivos y después de estar más de un año en conflicto (sic)".

Como en otras oportunidades, el ministro se encargó de dejar en claro que las autoridades "no estamos de acuerdo con la baja de las retenciones a la soja. Nosotros lo hemos dicho desde el primer día, porque significa desfinanciar otros sectores de la economía argentina que tienen tanta o más necesidades que las que plantean los sectores agrarios", resaltó.

Los ruralistas

Por el lado del campo, los dirigentes de la Mesa de Enlace dijeron que, si bien no se habían producido avances en las conversaciones con el Gobierno nacional, continuarán "participando de esta vía de negociación", a la vez que mencionaron que durante la reunión de ayer el principal tema abordado fue la sequía.

Comentá la nota