El agro ya cuenta sus propios diputados.

En pleno conflicto por las retenciones móviles, Néstor y Cristina Kirchner les sugerían irónicamente a los ruralistas que, si pretendían cambiar la resolución 125, se presentasen a elecciones. Sólo era una chicana en medio del fragor de la pelea y nadie se imaginó lo que vendría: en las elecciones de hoy, unos 300 chacareros se postulan a cargos electivos de distinta jerarquía.
De acuerdo con el panorama que anticipan los sondeos, en la Cámara de Diputados podrían ingresar entre seis y ocho legisladores de extracción ruralista. Hasta ahora, la historia sólo recuerda casos aislados de dirigentes agropecuarios que ocuparon bancas en el Congreso. (Los últimos fueron los ex presidentes de la Sociedad Rural Guillermo Alchouron y de la Federación Agraria Humberto Volando.)

Los nuevos agrodiputados tienen distintas extracciones: los hay ruralistas con años de militancia en las entidades agropecuarias; simples productores motivados por el conflicto por las retenciones móviles y políticos experimentados viejos conocidos del sector, como los ex secretarios de Agricultura de Carlos Menem, Felipe Solá (Unión Pro) y Gumersindo Alonso (Frente Cívico, Córdoba).

La Federación Agraria es, por lejos, la entidad que más dirigentes propios podría instalar en el Congreso. Sus dos vicepresidentes, Pablo Orsolini y Ulises Forte, encabezan las listas del Acuerdo Cívico y Social (ACyS) en Chaco y La Pampa. Estela Garnero, dirigente de Villa María, va en segundo término en la boleta del Partido Justicialista cordobés, enfrentado al kirchnerismo, y Juan Casañas, que se asoció a la entidad agraria durante el conflicto, pretende quedarse con una de las cuatro bancas que renueva Tucumán, donde el Frente para la Victoria parece invencible. Algo similar ocurre en Formosa, donde el vicepresidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Ricardo Buryaile, busca pelearle una banca al oficialismo que lidera el gobernador kirchnerista Gildo Insfrán.

En Entre Ríos, los tres primeros postulantes del ACyS, Atilio Benedetti, Hilma Re y Jorge Chemes, son productores agropecuarios. Re se identifica con la Sociedad Rural Argentina y Chemes, con CRA. Y en Corrientes, el radical Lucio Aspiazu, de la Sociedad Rural de Curuzú Cuatiá, encabeza la lista que para senador nacional postula al cómico Nito Artaza.

También hay decenas de candidatos a legisladores provinciales, como los directivos de la FAA Jorge Solmi y de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap) Jorge Srodek, que integran la oferta bonaerense de Unión Pro.

Los ruralistas que esperan llegar al Congreso ya manejan una doble agenda legislativa: una que atañe estrictamente a lo rural y otra que ellos llaman "general" y excede ese marco. Pero está claro que su primer objetivo es bajar significativamente las retenciones a las exportaciones de productos agropecuarios.

Comentá la nota