El agro aceptó negociar con los técnicos

Es en respuesta a un pedido del ministro de Agricultura; con ese paso, la Comisión de Enlace intenta bajar el tono del enfrentamiento
Luego de semanas de declaraciones cruzadas y un ambiente poco propicio al diálogo, el Gobierno y las entidades de la Comisión de Enlace decidieron deponer las armas.

El jueves, en una reunión secreta, ambos acordaron bajar el tono de la discusión y organizar encuentros entre técnicos a fin de llegar a un acuerdo final que permita destrabar el largo conflicto que se desarrolla entre las partes desde principios de 2008, según pudo saber LA NACION en fuentes del sector.

En este contexto, el ministro de Agricultura, Julián Domínguez, presidirá pasado mañana un encuentro con los principales técnicos de la Comisión de Enlace, para definir los principales puntos a trabajar entre las partes para llegar a un acuerdo.

* Foro: ¿Cómo cree que se solucionarán las tensiones entre el Gobierno y el campo?

"El miércoles nos reunimos, junto al secretario de Agricultura, Lorenzo Basso, con los técnicos de las entidades", dijo Domínguez, luego de inaugurar el XIII Congreso Forestal Mundial, que se desarrolla en esta ciudad hasta el viernes.

"La idea es que el miércoles se arranque con una serie de reuniones para cocinar técnicamente una propuesta de acuerdo. De estos encuentros van a participar nuestros dirigentes con perfil técnico. Cuando se llegue a un consenso, se va a hacer una reunión entre los presidentes de las entidades y Domínguez", explicó el presidente de la Sociedad Rural Argentina, Hugo Luis Biolcati.

"No es que los técnicos van a definir nada, sino que van a armar una suerte de preacuerdo", agregó el presidente de la Rural.

Aunque Biolcati negó la existencia de la reunión secreta que sostuvieron las partes la semana pasada para bajar el tono del conflicto, sí afirmó que, tras una serie de contactos telefónicos informales, Domínguez y los presidentes de las entidades rurales decidieron dejar de lado las críticas mutuas y firmar una suerte de armisticio.

En ese pacto se acordó que el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) no participara en la negociación entre las partes, algo que quería Domínguez inicialmente pero las entidades rechazaban.

Por otro lado, se decidió despolitizar un poco la discusión, priorizando los encuentros entre técnicos para evitar nuevos cruces entre el ministro y las entidades rurales, como los ocurridos la semana pasada a raíz de que el ministro pidió a la Comisión de Enlace que dejara de hacer política.

"Acordamos sacar el INTA del medio, que es lo que pedimos nosotros, y al mismo tiempo despolitizar un poco la cosa", explicó Biolcati.

"Lo bueno es que quedó muy claro que el INTA no puede ser parte de esta negociación", comentó el vicepresidente primero de la Federación Agraria Argentina, Omar Barchetta. Este dirigente irá a la reunión técnica junto con su colega de la misma entidad Jorge Solmi; el economista de la Confederación Intercooperativa Agropecuaria (Coninagro), Daniel Asseff; el secretario de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Javier Jayo, y el secretario de la Sociedad Rural, Daniel Pelegrina.

Este acuerdo sirvió para descomprimir el ambiente y trajo alivio en las entidades rurales, que al principio de la gestión de Domínguez miraban con desconfianza muchas de sus acciones.

"La relación con el ministro va mejorando. Notamos que cambió el rumbo luego de algunas actitudes que no entendimos", dijo Biolcati. "Igualmente seguimos alerta. No por él, sino porque no sabemos cuánto poder de acción le va a dar la Casa Rosada", indicó.

Temas pendientes

En preparación del encuentro con el Gobierno, el martes se reunirá la Comisión de Enlace. Será para definir la lista de temas de debate a priorizar con el Gobierno.

"Hay mucho por conversar, como el financiamiento para la campaña en ciernes, especialmente para los afectados por la sequía, la crisis de la ganadería y la lechería, las deudas con el Banco Nación y cómo se van a transparentar los mercados de trigo y maíz", explicó Barchetta.

Otros temas en agenda son la eliminación progresiva de las retenciones a los productos agropecuarios (exceptuada la soja), la normalización de las exportaciones y la eliminación de las trabas que pone la Oficina Nacional de Control y Comercialización Agropecuaria (Oncca), al comercio de granos y carnes. Muchos de los ruralistas creen que si no hay soluciones sobre estos tres puntos es difícil que se desactive el conflicto.

Por otro lado, paralelo a la reunión del miércoles, los líderes de la Comisión de Enlace participarán pasado mañana del arranque de una peregrinación de productores desde General Villegas a Luján. La marcha, organizada para pedir por la paz del campo, cubrirá unos 400 km y duraría unos 10 días. La idea de la iniciativa es generar atención sobre los problemas del sector, al estilo de los actos organizados en Rosario y en esta ciudad en 2008.

Agenda pendiente

* Trabas al comercio. Uno de los temas centrales de la negociación entre el Gobierno y el agro son las trabas oficiales a la comercialización interna y a la exportación de granos, carne y leche.

* Retenciones. Es otro de los reclamos históricos de la Comisión de Enlace, que pretende que se elimine este gravamen a la carne, la leche, el trigo, el maíz y el girasol. Para la oleaginosa, se propone un alícuota del 25%. Otra propuesta es que se segmente el impuesto de acuerdo con el volumen producido.

* Financiamiento. Por los quebrantos producidos por la prolongada sequía, las entidades piden opciones de financiamiento para el próximo ciclo.

Comentá la nota