AGREDIERON A UNA MEDICA DEL SAN ROQUE Y ADVIERTEN QUE NO ES UN HECHO AISLADO

El hecho ocurrió en la madrugada del miércoles pero recién trascendió en las últimas horas • La agresora es esposa de un policía • La denuncia se radicó en la Comisaría Segunda • Aseguran que no se trata de un hecho aislado.

Una médica residente de tercer año fue agredida en la madrugada del miércoles último mientras se encontraba desempeñando su función en la Maternidad del Hospital San Roque.

La agresora es la esposa de un agente de la Policía, que al momento del ataque se encontraba presente, vistiendo uniforme y con su arma reglamentaria.

La mujer llegó pasadas la 1 de la mañana del miércoles último al nosocomio, y fue directamente a la sala donde estaba internada su hija, una menor de 17 años quien había dado a luz por cesárea.

Al parecer, según el relato de testigos presenciales, se habría sentido molesta por lo que a su entender era una mala atención de parte de los médicos.

La ira se tradujo luego en golpes hacia una residente —cuyo nombre se pidió a EL DIARIO preservar—, quien se encontraba cumpliendo sus funciones a esa hora en la Maternidad. Sólo la intervención del obstetra Marcelo Schnitman impidió que los golpes continuaran.

• Madrugada violenta

El obstetra Schnitman dijo que el hecho no es aislado sino que se suma a otra serie de sucesos que ocurren en la Maternidad del San Roque: la gente, en la creencia que hay mala atención, agrede a profesionales y enfermeros, sin que haya un servicio de seguridad o personal de maestranza que controle el ingreso al Servicio de Ginecología y Obstetricia.

El profesional contó los detalles: “Eran la 1,30 del miércoles cuando estando de guardia en la Maternidad del Hospital San Roque se presentó una mujer, madre de una paciente internada ahí, acompañada por su marido, policía uniformado con arma reglamentaria”.

La presencia del matrimonio fue para pedir, de manera intempestiva, un informe médico sobre su hija. “Se hicieron presentes en la Maternidad, exigiendo de forma amenazante y prepotente un informe médico de su hija, que estaba internada por una cesárea de tres días previos —relató Schnitman—. También, pidieron la realización de una curación de su herida, aunque la paciente siempre estuvo en buen estado, además de bien atendida. A pesar de que estas cosas se hacen de mañana, me refiero a los informes y a las curaciones, yo procedí a darles el informe, además de curar la herida”.

Pero ello no impidió que en medio aparecieran los golpes. “Esta señora, sin motivo alguno, comenzó a dar golpes de puño a la médica residente de obstetricia que se encontraba conmigo. De no interponerme, esta persona le da una golpiza a la doctora”, resaltó el profesional.

• “Que no pase algo más grave”

El doctor Schnitman se quejó del clima de indefensión en el que trabajan los profesionales y enfermeros, sobre todo en horarios nocturnos en el Hospital San Roque.

Si bien aceptó que hay guardia policial, se trata de personal que permanece en el ingreso central, pero no en los diferentes servicios, en este caso como el de maternidad, donde hay un constante movimiento de personas.

“En conclusión en los hospitales, sobre todo en la maternidad, el médico se encuentra lidiando con la violencia social. Trabajando en condiciones inseguras para su integridad física, y frente a esto esperamos que las autoridades tomen parte de esto antes de llegar a un hecho lamentable”, observó.

Si bien la médica radicó la denuncia respectiva en la Comisaría Segunda, el profesional remarcó la necesidad de que se prevengan hecho de esa envergadura. “No es la primera vez que pasa, solo que esta vez fue más grave. Ya han ocurrido hechos con médicos y enfermeros. Sería lamentable esperar que suceda algo más grave para que se actúe”, señaló. (APF.Digital)

Comentá la nota