SE AGRAVA LA SITUACION EN LOIMAR Mientras la empresa denuncia presiones, los trabajadores cierran los accesos a la planta

Esta semana, será sin dudas, una semana clave en el complejo conflicto que vive la empresa Loimar con la mayor parte de su personal. Todo comenzó ante la decisión de muchos empleados de alejarse de la entidad gremial que los contuvo durante muchos años. No se sienten representados. La empresa no lo acepta y ya despidió a 13 obreros.
Mientras los trabajadores de Loimar continúan con la medida de fuerza, el Secretario Adjunto de la Federación Obrera Ceramista (FOCRA), Juan Solano, desmintió la nota publicada por la empresa donde comunicaban que 53 obreros habían ingresado a trabajar, en la jornada del viernes.

En tanto, la empresa ratificó que mantendrá el despido de 13 trabajadores, a los que " indemnizará de acuerdo a la ley vigente". Además la parte empresarial insiste en que "no cederá a las presiones y gestos de amedrentamiento que ejercen personajes que no pertenecen ni a la fábrica ni a la ciudad de Tandil".

Se espera que, actores políticos, institucionales o sociales de la ciudad, intenten acercar a las partes para buscar una salida, teniendo en cuenta la importancia que tiene Loimar, no solo en Tandil, sino fuera de la ciudad, y que detrás de la misma, hay numerosas familias que dependen de esa actividad.

La semana pasada, cuando finalizó la Conciliación Obligatoria quedó abierta la puerta para dialogar entre la empresa y SOLMA la situación de los 13 despedidos este jueves 27, pero los empleados no lo aceptan. En la foto vemos el diálogo de trabajadores y gremialistas de FOCRA intentando hablar con un directivo de Loimar. En ese momento, Loitegui le dijo a Solano frente a un periodista de Diario ABCHoy que esta semana se encontraran - café de por medio - a dialogar sobre el tema.

Recordamos que Juan Solano, afirmó el sábado que "Estamos de paro total de actividades, la empresa no produce nada desde ayer y desmentimos categóricamente la nota de la empresa ya que a lo sumo entraron 6 o 7 trabajadores porque tuvieron la decisión de entrar y los identificamos nosotros mismos, pero la empresa no produjo".

Por su parte, Alberto Algañaraz, uno de los 13 obreros despedidos, se remitió al punto central de la lucha: "Como vengo recalcando luchamos por la libertad de nosotros sindicalmente porque no nos sentíamos representados por el sindicato anterior" y añadió que "el delegado anterior tiene 72 años y no esta jubilado pero lo que creemos es que le han dejado patear la jubilación para adelante porque a la empresa le servía como delegado nuestro porque lo manejaban ellos".

Algañaraz negó también las versiones sobre el forcejeo con los compañeros que querían ingresar a trabajar "ustedes pueden ver que estamos acá y de lo contrario los trabajadores no estaríamos acá unidos" concluyó.

Asimismo se recordó que cuentan con el apoyo de varios sindicatos, y desde el gremio se han enviado cartas documentos tanto al Ministerio provincial como nacional; también se efectuó un contacto con la secretaria del ministro Tomada para ponerlo al tanto de la situación.

Comentá la nota