Se agrava el escándalo de corrupción en el PP

Podrían procesar a dos legisladores imputados
MADRID.- El grave caso de corrupción que salpica a la principal fuerza de oposición de España, el Partido Popular (PP), creció en los últimos días con la renuncia del tesorero de la agrupación, Luis Bárcenas, y con el pedido del Tribunal Supremo para proceder penalmente contra dos implicados en el escándalo que tienen inmunidad parlamentaria.

La Sala Penal del Tribunal Supremo admitió ayer la solicitud del juez instructor del caso, Francisco Monterde, para pedir la autorización del Congreso, trámite obligatorio para proceder penalmente "con todas las consecuencias legales" contra Bárcenas, que además de haber sido tesorero del PP es también senador, y contra el diputado Jesús Merino, al tener ambos la condición de aforados.

El caso fue abierto por el magistrado de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, por los indicios de la implicación de Bárcenas y de otro medio centenar de imputados, a los que la justicia acusa de los delitos de blanqueo de capitales, cohecho, tráfico de influencias y fraude fiscal.

La investigación intenta establecer el papel de varias personas sospechosas de haberse beneficiado económicamente a cambio de favorecer los negocios del empresario Francisco Correa, presidente de la empresa Special Events, principal implicado en el caso y que permanece en prisión preventiva.

Según las investigaciones del "caso Gürtel" (correa, en alemán), Bárcenas podría haber recibido 1,9 millones de dólares y un viaje turístico de regalo a cambio de adjudicar contratos a las empresas de Correa, y Merino 324.000 dólares. Los dos, en calidad de imputados provisionales, declararon la semana pasada ante el alto tribunal. Ahora, con el pedido de la justicia, se da el paso para su imputación definitiva.

A cinco meses de que se destapara su presunta vinculación en el escándalo que salpica al PP, Bárcenas, senador por Cantabria desde 2004 y tesorero nacional del partido desde marzo de 2008, presentó anteayer su dimisión temporal de este cargo "hasta que se acredite su inocencia". De hecho, el PP también la calificó como "transitoria" y afirmó que no lo sustituirá porque "confía en su inocencia" y "así se demostrará".

Dentro del mismo caso, el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana tiene otra causa abierta contra el presidente regional, Francisco Camps, también del PP, por un presunto delito de cohecho.

El alto tribunal valenciano investiga si Camps, uno de los líderes regionales más cercanos al líder opositor Mariano Rajoy, recibió regalos (concretamente trajes) procedentes de la trama corrupta.

Bolsos de lujo

A mediados de este mes, el diario El País había informado que uno de los implicados en la trama, Alvaro "Bigotes" Péres, dijo en una conversación telefónica interceptada por la policía que en los últimos cuatro años le había regalado bolsos de lujo a la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, del PP.

Barberá, una de las mujeres más destacadas del PP en Valencia y a nivel nacional, dijo al diario que "jamás" recibió regalos de Bigotes y anunció que presentaría una querella.

El caso de corrupción no pareció hasta el momento haber hecho mella en el partido opositor, que en una encuesta difundida el lunes superó, por primera vez en cinco años, al oficialista PSOE en intención de voto.

Comentá la nota