Se agrava el conflicto de poderes en Quilmes

La discusión entre el Ejecutivo y el Concejo Deliberante de Quilmes está en su máximo nivel de conflictividad. Ahora exigen la renuncia de su secretario de Hacienda y él amenaza con un decretazo.
El intendente Francisco “Barba” Gutierrez amenazó con sancionar por decreto un plan de financiación para las deudas que los contribuyentes tienen con el municipio y ratificó en su cargo al secretario de Hacienda, Alejandro Tózzola, a quien los concejales le pidieron la renuncia.

El Concejo Deliberante de Quilmes y Gutierrez mantienen, tras quince días, la polémica sobre el tratamiento del presupuesto y la ordenanza fiscal impositiva para el año próximo y ahora se agregó la continuidad del secretario de Hacienda, quien días atrás pidió que los concejales fueran citados a trabajar por la fuerza pública.

Al inicio de esta semana nueve concejales firmaron un documento en el que repudian las declaraciones formuladas por el funcionario, quien había cargado contra la postura mayoritaria de no tratar los proyectos vitales para el Ejecutivo municipal.

Con acusaciones como “autoritario y prepotente”, los ediles, entre los que se incluyen oficialistas y opositores, calificaron de “insostenibles e inaceptables” las ideas de Tózzola de aprobar ambos proyectos por vía de un decreto del intendente o, “convocar por la fuerza pública a los concejales para que trabajen”.

Por su parte Gutierrez respaldó a su secretario, les pidió a sus legisladores a que “no cambien una posición política por una declaración pública” y ratificó que “si no se trata, implementaremos un plan de facilidades de pagos a los vecinos con deuda por vía del decreto municipal”.

El conflicto de poderes se planteó desde el estricto aspecto político. Los concejales del ARI, que habitualmente acompañaban los proyectos oficialistas, pusieron un freno al conocer algunos datos presupuestados para el año próximo, que incluía un aumento de tasas de alrededor del 30%.

Esta situación también fue aprovechada por el PRO, que también planteó resolver la acefalía que existe en la conducción del Cuerpo junto con el Presupuesto, provocando otro dolor de cabeza para el oficialismo, que sólo puede alcanzar la mayoría para aprobar sus planes sólo con el consentimiento de otros bloques .

Los concejales, además, pidieron que Gutierrez apartara a Tózzola del gabinete, cuestión que fue rápidamente descartada, aunque el intendente se amparó en su reciente viaje a Ginebra para decir que “no conozco con exactitud lo que dijo mi secretario”.

Otro de los acuerdos que se incumpliría en caso de concretar el decretazo es el relacionado con el mismísimo plan de cuotas para cancelar deudas municipales, cuya propuesta había surgido desde el Concejo Deliberante como contrapartida para la aprobación del proyecto oficial.

Los concejales que firmaron el documento fueron Eduardo Miranda, Carlos Posch, José María Salustio, Daniel Turqui, Mario Sahagún, Lidia Zárate, Eduardo Sánchez, Raquel Vallejos y Gustavo Filareti. Jorge Molina, quien en principio también iba a firmar el documento, finalmente desistió de hacerlo porque “las críticas las formulo en forma privada”.

Comentá la nota