Se agrava en Chile la crisis del oficialismo

SANTIAGO, Chile.? La derrota en los comicios municipales del domingo pasado provocó una aguda crisis en el oficialismo chileno, situación que se agravó en las últimas horas por las renuncias de la ministra de Salud, María Soledad Barría, y de la senadora demócrata cristiana Soledad Alvear, quien además de dejar su cargo en la dirección del partido renunció a su candidatura presidencial.
La presidenta Michelle Bachelet, que se encuentra en visita oficial en Costa Rica, anunció desde allí la salida de Barría, su más cercana colaboradora y una de las últimas ministras de su gabinete original. La ahora ex responsable de Salud estaba amenazada por una posible acusación constitucional por parte de 61 diputados de todos los partidos por su responsabilidad política en un escándalo ocurrido en el hospital público de Iquique, en el norte de Chile, donde no se informó de los resultados positivos de exámenes de sida a 25 pacientes.

Ante la posibilidad de verse enfrentada con tal acusación y repetir lo vivido por la ex ministra de Educación Yasna Provoste, destituida por la misma vía en abril, Barría presentó su renuncia. Su cargo será ocupado interinamente por la subsecretaria Jeanette Vega, mientras se manejan diversos nombres para la sucesión, entre ellos el del intendente de Santiago, Alvaro Erazo.

La caída de la senadora Alvear, por su parte, responde al dramático fracaso de la Democracia Cristiana (DC) en las elecciones, en las cuales perdió 300.000 electores y 41 alcaldes, lo que se sumó a la exponencial caída en las encuestas de la hasta el lunes candidata presidencial. De esta manera, también se suspendieron las elecciones primarias del partido, programadas para diciembre, en las cuales Alvear se hubiese enfrentado con Eduardo Frei Ruiz-Tagle, que asoma como el único nombre capaz de salvar la crisis. "Se le despejó la cancha a Eduardo Frei", dijo ayer el ministro del Interior, también de la DC, Edmundo Pérez-Yoma.

Ayer, desde Costa Rica, en una entrevista con el vespertino La Segunda, Bachelet se refirió al anunciado cambio de gabinete que haría a su regreso. "Su profundidad dependerá de la evaluación que haga", explicó respecto de un ajuste que, según los rumores, involucraría a seis ministros, cuatro subsecretarios y cuatro intendentes regionales. Varios de ellos, que optarán por presentar sus candidaturas al Congreso el próximo año, deben dejar su cargo por ley antes del 13 de diciembre.

Consultada por la abrupta caída oficialista en la nominación de alcaldes, principalmente en las mayores ciudades del país, Bachelet se mostró abatida. "No podemos ocultar la tristeza por la pérdida de alcaldías tan importantes", finalizó.

Comentá la nota