Agradeció a los médicos y negó un aumento a los estatales

El Gobernador se mostró complacido por el levantamiento del paro en los hospitales y agradeció a los autoconvocados de la salud "por haber entendido que la provincia no tenía el dinero". Por otro lado, descartó una posible mejora salarial para el resto de las estatales, al menos hasta que la Nación lo disponga.

El gobernador José Alperovich se mostró complacido por haber alcanzado un acuerdo salarial con autoconvocados de la salud, quienes desde ayer levantaron el paro y volvieron a atender los consultorios externos y a realizar cirugías programadas en los hospitales públicos.

"Lo importante es haber llegado a un acuerdo, haber entendido que la provincia realmente no tenía el dinero y por eso el aumento de los 50 puntos (en la base de cálculo) se lo va a pagar a partir de enero", destacó el Primer mandatario, en declaraciones a la prensa.

El titular del Poder Ejecutivo admitió estar "profundamente agradecido" con los trabajadores de la Salud "porque, en definitiva, estamos dando soluciones a la gente que concurre a los hospitales", subrayó.

Cuando se le preguntó si para hacer frente a la mejora salarial otorgada a los médicos y demás trabajadores de la sanidad, con el aumento de 30 pesos en la base de cálculo a partir de diciembre y otros 20 desde enero, se afectarán partidas destinadas a obras públicas, como había sugerido ayer el ministro de Economía, Jorge Jiménez, Alperovich aclaró: "No se va a resentir la obra pública. Ayer estuve en Buenos Aires, nos van a seguir llegando los 40 millones de pesos (por mes); si bien es cierto que no alcanza para todos, es un monto importante".

"No" a los estatales

En otro orden de consideraciones, Alperovich fue consultado sobre la denuncia que realizaron los gremios estatales, por sentirse discriminados debido a que no se beneficiarán con las mejoras obtenidas por la sanidad.

"¿Una mancha más al tigre qué le hace? Tantas cosas que me dicen todos los días", ironizó el Gobernador; tras lo cual dejó en claro que no se otorgará un aumento a los demás empleados públicos, hasta tanto la Nación no defina un incremento.

"Nosotros vamos a seguir dando lo que dé la Nación, no tenemos otra alternativa, como lo venimos haciendo hace 6 años, vamos a empezar discutir cada día mientras la Nación anuncie un aumento la provincia lo va a dar", sentenció.

Alperovich se dirigió a los tucumanos para recordarles que "sacar a la provincia adelante nos ha costado mucho. No podemos volver al Tucumán de los negocios cerrados, donde había desempleados, faltaban remedios, la gente se moría de hambre", enfatizó; tras lo cual destacó que "este es un Tucumán que está vivo, donde la gente exige. Y la verdad es que yo voy a estar un tiempo y me voy a ir, pero son los propios tucumanos lo que cuidar a la provincia para que nunca más volvamos al Tucumán de antes", agregó.

Quien deberá lidiar cara a cara los gremios estatales y sus planteos es el ministro de Gobierno Edmundo Jiménez, quien el jueves ya mantuvo un primer encuentro con dirigentes del Frente de Gremios Estatales (FGE) para escuchar sus reclamos. "Vamos a conversar con el ministro de Economía para ver qué posibilidades hay sobre los planteos", aclaró el funcionario.

El titular de la cartera política precisó que uno de los planteos realizados por los sindicalistas es que el pago del salario familiar que otorgó la Nación se haga efectivo de manera retroactiva e informó que la próxima semana volverá a reunirse con los dirigentes para seguir evaluando los reclamos.

El ministro de Gobierno también realizó una evaluación sobre el acuerdo con los autoconvocados de la salud, negociación en la cual participó activamente junto a sus pares de Salud, Pablo Yedlin, y de Economía, Jorge Jiménez. "Lo importante es que los hospitales vuelvan a funcionar normalmente y que la salud se restituya en toda su dimensión", dijo.

Finalmente, agradeció públicamente la mediación del Arzobispo Luis Villalba en el conflicto de la sanidad. "Monseñor puso su sabiduría y fuerza moral en esta construcción que en definitiva es de todos", concluyó.

El día después del acuerdo

Con el levantamiento del paro de los autoconvocados de la salud, ayer los hospitales comenzaron a retomar el ritmo habitual de trabajo en los consultorios externos y en la práctica de cirugías programadas.

Por la tarde, el ministro del área, Pablo Yedlin, mantuvo una reunión con los directores de hospitales para reprogramar tareas.

Estela Di Cola, vocera de los autoconvocados, informó a EL SIGLO que desde la próxima semana comenzarán a trabajar con el PE en la integración de comisiones mixtas que se encargarán de realizar el seguimiento sobre algunos de los puntos acordados. "Ahora empieza otra etapa, para avanzar con el tema de la Carrera Sanitaria, el pago de la insalubridad y el 82 por ciento móvil y el cumplimiento de lo acordado respecto a la titularización de los contratados y el pase a planta transitoria de monotributistas", puntualizó.

Estatales en alerta

El Sindicato de Vialidad Provincial se declaró ayer "en estado de alerta, movilización y asamblea permanente". Así lo informó el secretario general de esa organización, Manuel Palavecino, quien fundamentó esa decisión recordando que "el PE otorgó aumento salarial y otros beneficios de carácter laboral a los autoconvocados de la salud, manifestando que para el resto de los empleados públicos, incluidos los viales, no habrá mejora alguna. Con ello, se tipifica una abierta violación de parte del PE a la legislación sindical, amparada por la Constitución Nacional y los Acuerdos Internacionales", advirtió. Además, Palavecino dijo que esta actitud del Gobierno "también es un acto flagrante de discriminación para con los gremios, legal y legítimamente constituidos, y sus autoridades democráticamente elegidas y reconocidas por el Ministerio de Trabajo de la Nación. Finalmente, informó que el próximo lunes se realizará un plenario con otros gremios estatales, en la sede de UPCN, para determinar los pasos a seguir.

Sigue el conflicto en los CAC

Mientras los autoconvocados de la salud provincial levantaron ayer el paro y retomaron la actividad normal en los hospitales, tras el acuerdo salarial y laboral alcanzado con el Gobierno el último jueves, los trabajadores de la sanidad que dependen de la Municipalidad de San Miguel de Tucumán continúan con las medidas de fuerza. Los médicos y empleados de la Asistencia Pública Municipal y de los Centros de Atención Comunitaria (CAC), quienes solamente atienden emergencias, exigen una equiparación salarial con sus pares del Sistema Provincial de Salud, la titularización de contratados e interinos y el 82 por ciento móvil jubilatorio, entre otros beneficios. Por lo pronto, las autoridades de la Capital convocaron al sector a una audiencia para el próximo miércoles, a las 19.00, para acercarles una propuesta.

Comentá la nota