Agradeció a la mayoría de los docentes.

El gobernador no dudó en agradecer a “la inmensa mayoría de los docentes santiagueños que ha hecho que nuestros niños empiecen las clases. Les agradezco profundamente a ellos y a quienes no (asistieron a clases) se tomarán las medidas correspondientes”, puntualizó el mandatario.
La clases son importantes, porque “es imposible pensar en una provincia solamente en la coyuntura y no en el futuro, y ponerse por encima de todos los problemas para abrir las escuelas y creer y apostar al futuro a través de nuestros hijos es un tema que siempre lo destaco”.

En cuanto a los avances con el sector manifestó que “hemos buscado el posible consenso y por lo menos hemos arribado a un principio de solución a través de un esfuerzo presupuestario importante, especialmente en este momento en que la coparticipación baja en todas las provincias y no se van a dar ningún tipo de aumentos”. Explicó que “por los menos con estos $100, más los $250 de los que nos tenemos que hacer cargo del año pasado, nos ha permitido mínimamente llegar a un acuerdo. Eso pone a los docentes santiagueños que recién ingresan con $1.590 de bolsillo frente a los $1.490 que exige la Ley de Financiamiento Educativo y las paritarias que a la vez también exigen los 180 días de clases”. Asimismo sostuvo que la mayoría de los gremios así lo ha visto, “pero siempre hay algunos que plantean paros”, pero dijo que en ese caso se tomarán las medidas.

Comentá la nota