Agüero y Barrionuevo le respondieron a Gigantino

El senador paclinense Jorge Agüero (FCS), y el presidente de la Cámara de Diputados, Luis Barrionuevo (MIRA), no dejaron pasar por alto los duros cuestionamientos lanzados por el diputado Renato Gigantino a través de un documento del sector radical Ateneo del Parque.
Agüero sostuvo que Gigantino es un "traidor", un "caradura" y que la "traición es traición", se la pinte como se la pinte. Y Barrionuevo, que prefirió dedicarle sólo un par de párrafos, lo tildó de "cadáver" político.

"Yo no he traicionado a nadie. Siempre actué orgánicamente de acuerdo con las decisiones adoptadas por la UCR y también por el FCS. Siempre he actuado en consonancia con las decisiones orgánicas, tanto a nivel partidario como en los cargos electivos que me tocó desempeñar. Si a eso le llama traición, entonces sí, hay muchos traidores de guantes blancos como él dice", analizó el presidente de la bancada oficialista en el Senado.

Agüero señaló además que Gigantino no sólo es un "caradura" sino también un "resentido", y que con su aparición en los últimos días no pretende otra cosa que conseguir prensa en pos de su posicionamiento personal ante su "falta" de trabajo político.

El senador también se refirió al desembarco de Gigantino en la vida política partidaria y su designación como delegado del PAN; y las "presiones" que, según consignó Agüero, efectuó el legislador para lograr un lugar en la lista de diputados en el seno de la lista Celeste.

"Gigantino juega de liberal, pero cuando le conviene, deja de lado cualquier posicionamiento", subrayó Agüero.

Barrionuevo

El presidente del cuerpo defendió la legitimidad de su sector para llegar a la titularidad de Cámara baja.

"El MIRA llegó legítimamente a la conducción de la Cámara de Diputados.

Gigantino no tiene vergüenza. Él se fue del partido; ocupa una banca por el NEC; traicionó al radicalismo; y critica a todos los que puede sin fundamentos. No hay que darle trascendencia porque es un cadáver político", concluyó Barrionuevo.

Comentá la nota