Con las agendas en la mano

Siguen los contactos informales entre funcionarios y dirigentes para tratar de arrimar acuerdos. El aporte de los gobernadores. Señales que indican intentos de acercamiento en los problemas de la carne y el sector lácteo.
Aunque nadie en el Gobierno lo confirma oficialmente, todos los datos recogidos por Página/12 indican que la semana no terminará sin una reunión entre altos funcionarios del Gobierno y los representantes de las cámaras agropecuarias. La reunión se realizaría mañana o, a más tardar, el viernes y el principal interlocutor sería el jefe de Gabinete, Sergio Massa, aunque no se descarta que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner participe en un tramo del encuentro.

Ayer continuaron las negociaciones entre dirigentes de las entidades rurales y funcionarios del Gobierno, además de algunos gobernadores y legisladores. Tantas manos en el plato podrían hacer un garabato, pero en el Gobierno contradicen al refrán y se muestran optimistas en llegar a la reunión al menos con un temario precocinado que habilite el diálogo y no que lo clausure.

“Queremos reunirnos respondiendo al gesto de los productores rurales, pero sobre todo queremos avanzar en dar soluciones concretas a las situaciones que podemos afrontar, en vez de discutir en vano sobre lo imposible. Por eso es que se dilata la reunión. Pero espero que podamos hacerla entre el jueves y el viernes”, dijo un funcionario a Página/12.

Otro habitante de la Casa Rosada explicó a este diario que el razonamiento oficial es éste: “Si sentamos a los ruralistas con la Presidenta sin charlas previas y ellos le piden sacar las retenciones y liberar las exportaciones, la Presidenta les dice que no y ellos vuelven al paro, no tiene ningún sentido”.

El mismo funcionario explicó el porqué de tantas reuniones y con varios actores que parecerían poco funcionales. “Buscamos encontrar consensos. Por eso, donde se juegan cuestiones técnicas hay técnicos, en los temas políticos, estamos los políticos, y además sumamos a algunos hombres nuestros que tienen más cercanía con algunos directivos de las entidades rurales.”

Sin embargo, en el Gobierno no quisieron dar ninguna precisión sobre qué puntos están avanzando. Las pocas puntas las dan los dirigentes de las cámaras agropecuarias. Por ejemplo, el presidente de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi, al decir que el de las retenciones no es el único tema que les interesa tratar. O el presidente de la Sociedad Rural, Hugo Biolcati, quien señaló: “Siempre hemos estado a favor de la fragmentación de las retenciones”, o “carne y leche son temas que hay que solucionar en forma inmediata, porque eso está generando una situación gravísima en todo el país”. Como no son frases casuales, es probable que la agenda contenga estos temas o, al menos, alguno de ellos.

De la primera línea del Gobierno participan de las negociaciones el jefe de Gabinete, Sergio Massa, el ministro del Interior, Florencio Randazzo y el secretario de Agricultura, Carlos Cheppi.

En cambio, no se sabe qué gobernadores están colaborando en el tema, aunque uno de ellos bien podría ser el bonaerense Daniel Scioli y otro, el cordobés Juan Schiaretti.

Uno de los gobernadores de provincias donde la actividad agropecuaria tiene fuerte impacto, Sergio Urribarri, de Entre Ríos, sostuvo que “lo de no ir al paro predispone de otra manera”. “Estoy seguro de que en el Gobierno también se apuesta por el entendimiento al ver al sector que más que reclamar, trata de dialogar. Soy muy optimista”, señaló.

También la Presidenta ayer pareció referirse a los empresarios del campo, y, en ese caso, a limitar el campo de discusión: “Mientras algunos discuten la renta, millones de argentinos siguen discutiendo el salario, el gas, las cloacas”. En otro párrafo de su discurso, en un acto cuyo eje era el anuncio de obras para Tartagal, completó la idea: “Tienen derecho a discutir la renta, pero es bueno mirar al costado para entender que todos los argentinos merecen igualdad de oportunidades”.

Comentá la nota